Carlos Ferrera: El primer CDR guajiro

CF_04

(Historias tiernas de la Revolución. Hypermedia, 2016. Próximamente)

—A ver, guajiros, to’ el mundo en fila que voy a fundar el primer CDR de Cuba.
—¿Quéjeso?
—Las siglas de “Comité de Defensa de la Revolución”.
—¿Qué es una sigla?
—¿La hembra del siglo?
—Yo nunca he visto un siglo…
—Dejen de hablar mierda y en fila aquí, cerca de mí.
—Qué peste a tabaco masticao…
—Los que saben escribir, apúntenme nombres y apellidos, raza, propiedades en su poder, disposición a incorporarse a los barbudos y si tienen o no familiares en el Norte.
—No sabemos escribir.
—Ufff… qué país de analfabetos voy a heredar. Negro, apunta tú. ¿Cómo te llamas, guajira?
—Petronila.
—Petronila qué.
—Petronila a secas. No me reconocieron.
—¿Ninguno de tus dos padres?
—Ninguno.
—Debes haber sido muy mala persona desde chiquita.
—Debe ser eso.
—Necesitas un apellido, Petronila, no puedes ir así por el mundo. Desde hoy serás Petronila Castro. Te adopto yo.
—Me persigue la mala suerte.
—¿Edad?
—17.
—¿Tienes hijos?
—Sí, cinco. Y embarazada de jimaguas.
—Parece que has sido una mujer muy liviana, Petronila.
—Un poco.
—En el Ejército de los barbudos te convertiremos en una mujer decente.
—Pero no me sale barba, no puedo entrar en el 26.
—Tenemos barbas postizas para todas las mujeres.
—Qué desgracia.
—¿Propiedades?
—¿Qué son propiedades?
—Que qué tienes en tu casa, mija. Animales, objetos de valor, tierras, aperos de labranza…
—Ah; tres gallinas, un gallo, dos patos, un puerquito, una guataca y una mocha.
—Apunta, negro, Petronila dona al ejército tres gallinas, dos patos, un puerquito, una guataca y una mocha.
—Gallina es con Y griega, ¿no?
—Con doble L, negro.
—¿Y “guataca”, dónde lleva la H intermedia?
—Me estás sacando de quicio, negro.
—Perdona, Coman, hago lo que puedo.
—Oiga, señor Fidel, yo no he dicho que dono nada.
—Lo he dicho yo. Todo lo que tienes es de la Revolución a partir de ahora. O sea, mío.
—No me parece justo.
—Es que no soy justo.
—Me he tirado tres años criando a ese puerquito…
—Ya criarás otro. La de atrás, ¿Nombre y edad?
—Paca Pérez. Treinta y cinco o treinta y seis… no sé bien cuándo nací.
—Qué nombre más feo, Paca.
—Eso me dice todo el mundo.
—¿Propiedades?
—Ninguna, vivo agregada en el bohío de Petronila.
—Negro, apunta, Paca Pérez agregada. Hay que montar una OFICODA aquí. No puedes vivir con Petronila si no estás en la libreta.
—¿Qué libreta?
—No hemos inventado la libreta, Comandante.
—Vaya… es verdad. ¿Y ahora qué hacemos? La libreta es fundamental.
—Yo quiero que me devuelvan mi puerquito.
—Ya está: Paca, te asigno la vivienda de Petronila como jefa de núcleo. Petronila lo siento, pero vas presa por desacato. A Nuevo Amanecer.
—No hemos inventado Nuevo Amanecer, Comandante.
—Coño… sin cárceles no se puede hacer una Revolución. Bueno, nos la llevamos al campamento. Está embarazada. Tendremos nuevos combatientes dentro de poco.
—Qué jugada magistral, Comandante. Es su primer abuso de poder. Estoy emocionado.
—Y esto sólo es el principio, abusaré muchas veces más. Negro, borra a Petronila y pon a Paca de Jefa de núcleo.
—Este lápiz no tiene goma. Voy a borrar con el dedo y saliva.
—Qué asco.
—Gracias, Comandante, por dejarme la casa de Petro. Chivatearé para usted hasta la muerte.
—Me has traicionado, Paca, te brindé mi casa y ahora me la robas, guajira malagradecida.
—Lo siento, Petronila, quedarnos con las casas de otro es una antigua tradición oriental. Comandante, estoy a su disposición.
—Te nombro Presidenta del Comité. La primera presidenta de un CDR en Cuba, y por ende, la primera chivata, ¿qué te parece?
—Me embarga la emoción.
—Negro, escribe: Paca Pérez, presidenta del CDR número 1 de Palo Alto, Sierra Maestra.
—¿Sierra es con Z?
—Ufff… la alfabetización será dura.