Orlando Luis Pardo Lazo: Del clarín escuchad el silencio