“Aumenta a 19 el número de muertos tras los ataques en la región rusa de Daguestán”

El número de víctimas mortales de una serie de ataques contra iglesias y sinagogas en la región rusa de Daguestán, de mayoría musulmana, ascendió a 19 el lunes, después de que unos pistoleros se lanzaran a la embestida coordinadamente en dos de las ciudades más importantes de la república.

El domingo por la noche, hombres provistos con armas automáticas irrumpieron en una iglesia ortodoxa y en una sinagoga de la antigua ciudad de Derbent, prendieron fuego a un icono de la iglesia y mataron a un sacerdote ortodoxo de 66 años, Nikolai Kotelnikov.

En la ciudad caspia de Majachkalá, a unos 125 km al norte, los atacantes dispararon contra un puesto de la policía de tráfico y atacaron una iglesia.

Se produjeron tiroteos en los alrededores de la catedral de la Asunción de Majachkalá y se oyeron intensos disparos de armas automáticas hasta bien entrada la noche. Las imágenes mostraban a los residentes corriendo por la ciudad en busca de refugio mientras se elevaban columnas de humo sobre Makhachkala.

No hubo una reivindicación inmediata de la autoría del atentado. La comisión investigadora rusa declaró que habían muerto 15 policías y cuatro civiles. Al menos cinco atacantes murieron, algunos de los cuales fueron mostrados por los medios de comunicación locales muertos a tiros en una acera.

“Es un día trágico para Daguestán y para todo el país”, declaró Sergei Melikov, jefe de la región de Daguestán.

Dijo que fuerzas extranjeras habían participado en la preparación del atentado, pero no dio detalles.

“Es un intento de romper nuestra unidad”.

Daguestán anunció tres días de luto. Las fotografías de los policías muertos se alinearon en la calle ante claveles rojos en Daguestán.

El presidente Vladímir Putin, que lleva mucho tiempo acusando a Occidente de intentar avivar el separatismo en el Cáucaso, aún no ha hecho ningún comentario.

Daguestán es una república mayoritariamente musulmana del Cáucaso Norte ruso, un mosaico de etnias, lenguas y regiones que viven a la sombra de las montañas del Cáucaso, entre el mar Caspio y el mar Negro.



Daguestán

El atentado contra lugares de culto cristianos y judíos avivó el temor a que Rusia se enfrente a una nueva amenaza islamista militante, sólo tres meses después de un atentado mortal en Moscú.

En el atentado de Moscú murieron 145 personas en la sala de conciertos Crocus. El Estado Islámico reivindicó el atentado.

En octubre, tras el estallido de la guerra en Gaza, alborotadores con banderas palestinas derribaron puertas de cristal y arrasaron el aeropuerto de Makhachkala en busca de pasajeros judíos en un vuelo procedente de Tel Aviv.

En Israel, el Ministerio de Asuntos Exteriores declaró que la sinagoga de Derbent había sido incendiada y que se habían efectuado disparos contra una segunda sinagoga de Makhachkala. El comunicado decía que se creía que no había fieles en la sinagoga en ese momento.

Derbent, una de las ciudades continuamente habitadas más antiguas de la Tierra, alberga una antigua comunidad judía y es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Los medios de comunicación estatales rusos citaron a las fuerzas del orden diciendo que dos hijos del jefe del distrito de Sergokala, en Daguestán central, estaban entre los atacantes de Daguestán y habían sido detenidos por los investigadores.

Del 24 al 26 de junio se han declarado días de luto en Daguestán, dijo Melikov, con las banderas bajadas a media asta y todos los espectáculos cancelados.

El imperio ruso se expandió por el Cáucaso a finales del siglo XVIII y principios del XIX, pero una insurgencia tras la caída de la Unión Soviética en 1991 condujo a dos guerras.

En agosto de 1999, el combatiente checheno Shamil Basayev llevó combatientes a Daguestán en un intento de ayudar a los fundamentalistas wahabistas daguestaníes, lo que desencadenó una gran campaña de bombardeos por parte del ejército ruso que desembocó en la Segunda Guerra Chechena.



* Artículo original: “Death toll rises to 19 after gunmen attack Russia’s Dagestan”. Traducción ‘Hypermedia Magazine’.





tetas-trabajadoras-sarah-thornton-tits-up

Tetas trabajadoras

Por Sarah Thornton

“Entre los pechos de copa B de Sativa hay un elaborado tatuaje del Sagrado Corazón, símbolo católico del sacrificio de Cristo por el pecado humano”.



Print Friendly, PDF & Email
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.