La guerra y la política rusa de la memoria

La historia al servicio de la autolegitimación

Putin empezó a hablar de cuestiones históricas años antes de la invasión a gran escala de Ucrania. Dio una larga conferencia a los líderes de la CEI sobre los antecedentes de la Segunda Guerra Mundial;[1] escribió un extenso ensayo sobre el mismo tema,[2] seguido de otro sobre la Segunda Guerra Mundial;[3] entonces, intentó demostrar con argumentos históricos y culturales que no existía un pueblo ucraniano.[4] En junio de 2022, en la inauguración de una exposición dedicada a Pedro I, también argumentó que el zar no “arrebató” a los suecos las zonas donde hoy se levanta San Petersburgo, sino que “las recuperó”. Añadió que los rusos compartían ahora el mismo destino que sus predecesores: tenían que defender la soberanía del país y recuperar sus territorios ancestrales.[5] En las circunstancias de la guerra, que entonces estaba en pleno apogeo, esto significaba obviamente que lo que estaba ocurriendo en Ucrania no era ni más ni menos que la reafirmación de las posesiones ancestrales de los rusos y el fortalecimiento de su soberanía.

Esta idea era una admisión bastante abierta de que la guerra no trataba de la “desnazificación” y “desmilitarización” de Ucrania, como Moscú había proclamado en las primeras fases de la ofensiva, sino de la recuperación de antiguas tierras rusas. Pero sea cual sea el trasfondo de la guerra contra Ucrania, no cabe duda de que al prepararla, al persuadir a la sociedad rusa, la élite gobernante concedió una enorme importancia a la transformación de la memoria histórica. El propio presidente desempeñó su papel en esta labor. Sus numerosas declaraciones sobre cuestiones históricas fueron un intento de enderezar el rumbo de la sociedad rusa, lo que significó que, siguiendo su ejemplo, la visión autocrítica de la historia de los años noventa, que había desechado la falsa tradición de la autocelebración, volviera a estar dominada por la parcialidad y la insensibilidad ante el dolor ajeno. Esto no significaba que no pudieran expresarse opiniones que difirieran de las que las autoridades consideraban saludables, pero sí que el Kremlin intentaba dominar por todos los medios el discurso público sobre cuestiones históricas. Todavía podían publicarse trabajos académicos imparciales y autocríticos (la era Brézhnev no volvió en este sentido), pero eran incapaces de contrarrestar las narrativas cada vez más falsas de la maquinaria de propaganda estatal. La memoria histórica se convirtió, en manos de las autoridades, en una valiosa herramienta de legitimación, así como de preparación ideológica y emocional para la guerra contra Ucrania.



Falsificación de la historia soviética: reescribir la memoria de la Segunda Guerra Mundial para resucitar el concepto de “esfera de influencia”

Blanqueo de la Unión Soviética: El discurso de Putin a los líderes de la CEI (2019)

La primera muestra espectacular de interés de Putin por la historia fue su conferencia a los jefes de Estado en la cumbre de la CEI en diciembre de 2019 sobre los antecedentes y las causas de la Segunda Guerra Mundial. Los sorprendidos colegas probablemente no entendían por qué tenían que escuchar todo esto; no habían venido a Moscú para una conferencia así, pero ya que estaban allí, escucharon. El presidente ruso probablemente pensó que lo que decía era importante porque le había indignado la resolución del Parlamento Europeo sobre la importancia del recuerdo europeo, adoptada poco antes, a mediados de septiembre. Entre otras cosas, la resolución afirma que “la Segunda Guerra Mundial —la guerra más destructiva de la historia europea— estalló como consecuencia directa del infame Tratado de No Agresión germano-soviético del 23 de agosto de 1939 (el Pacto Molotov-Ribbentrop) y los protocolos secretos anexos al mismo”.[6] De lo que Putin podría haber deducido que, a ojos del Parlamento Europeo, la Alemania de Hitler y la Unión Soviética de Stalin tenían la misma responsabilidad en el estallido de la guerra. No es así, al menos en el sentido de que el alcance de su responsabilidad sea el mismo. La responsabilidad es compartida, pero su alcance difiere. La política de preguerra de la Unión Soviética puede criticarse con razón en muchos aspectos, pero la decisión de ir a la guerra la tomó Hitler, no la Unión Soviética, sino Alemania.

Sin embargo, la postura de Putin es que la Unión Soviética no tiene ninguna responsabilidad en el estallido de la guerra. De ahí que se sintiera indignado por la resolución del Parlamento Europeo y decidiera no dejarla pasar sin impugnarla. En su discurso ante los líderes de los países de la CEI, trató de demostrar que el tratado de no agresión soviético-alemán no era inusual ni escandaloso en aquel momento, ya que otros países habían concluido tratados de este tipo. De hecho, hay muchos ejemplos similares del periodo anterior a la guerra, pero no conocemos ningún tratado de no agresión que tuviera una cláusula secreta como el pacto soviético-alemán, especialmente uno en el que las partes se repartieran el territorio de Estados soberanos. Sin embargo, Putin olvidó generosamente este detalle en su presentación, y en su lugar comenzó un largo análisis de la “cruel y cínica” Convención de Múnich de 1938. Argumentó que la Convención fue más responsable del estallido de la guerra que el posterior tratado de no agresión soviético-alemán. En otras palabras, Putin no hizo otra cosa que intentar echar la culpa del estallido de la guerra a las potencias occidentales.

En su presentación, Putin contó la historia del acuerdo de Múnich como si la Unión Soviética hubiera estado dispuesta por sí sola a defender Checoslovaquia, pero las potencias occidentales no lo hubieran permitido. Sin duda, tanto franceses como británicos desconfiaban de Moscú, pero lo contrario también era cierto. En otras palabras, es una exageración afirmar que Stalin no deseaba hacer otra cosa que acudir en ayuda de Checoslovaquia, de común acuerdo con franceses y británicos. Putin acusa a los dirigentes occidentales de cinismo, pero no hay pruebas fehacientes de que la Unión Soviética estuviera realmente dispuesta a salir en defensa de Praga. De hecho, fue sólo un pretexto, no una razón, para la inacción de Moscú que los polacos y los rumanos no permitieran al Ejército Rojo cruzar su territorio. Se puede invocar esta circunstancia, como hizo Putin, pero de ello no se deduce que Stalin quisiera realmente ayudar a Praga. Era tan cínico como sus colegas occidentales en este asunto. El dictador soviético, al igual que el primer ministro británico Neville Chamberlain y el presidente francés Édouard Daladier, sólo estaba ganando tiempo y habría estado más que encantado de ver a las potencias occidentales y a Alemania enfrentadas por Checoslovaquia. Por supuesto, lo contrario también era cierto. En otras palabras, apenas se acerca a la verdad hacer lo que hizo Putin y echar toda la culpa del estallido de la guerra a las potencias occidentales, afirmando que no eran diferentes de nosotros o, yendo aún más lejos, que cometieron el “pecado original”. La situación era mucho más compleja que eso. Lo que ocurrió en Múnich fue, en última instancia, el resultado de la profunda y mutua desconfianza que caracterizaba las relaciones entre la Unión Soviética y las potencias occidentales de la época, y que les impidió unir sus fuerzas en aquel momento.

Otro tema central de la presentación de Putin fue la política polaca de preguerra. El presidente ruso llegó a culpar a los polacos del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Pero esto es tan infundado como culpar unilateralmente a las potencias occidentales. La política de preguerra de los polacos puede criticarse por diversas razones, pero acusarla de haber provocado el estallido de la guerra mundial carece de fundamento. No obstante, Putin intentó apoyar esta afirmación en dos argumentos: en primer lugar, por el hecho, mencionado anteriormente, de que fueron ellos (junto con los rumanos) quienes se negaron a permitir que el ejército soviético marchara por su territorio, impidiendo así la defensa de Checoslovaquia; y, en segundo lugar, afirmando que ellos mismos fueron los beneficiarios de la decisión de Múnich, porque habían ganado territorio a Checoslovaquia.[7] Se trataba, según Putin, de graves crímenes a los que la propia Varsovia había contribuido significativamente al estallido de la guerra. El único problema con la apropiación de tierras condenada es que el territorio anexionado por los polacos (parte de la región de Cieszyn y una estrecha franja de los montes Tatra) era una fracción del tamaño del territorio que la Unión Soviética adquirió como resultado del Pacto Molotov-Ribbentrop. El primero tenía apenas 1.000 km2 , mientras que el segundo era algo más de 400 veces mayor. Por lo tanto, Putin es incapaz o no está dispuesto a distinguir entre la apropiación oportunista por parte de Polonia de parte de un territorio disputado durante mucho tiempo y considerado esencial para la defensa del país y la connivencia activa de la Unión Soviética con la Alemania nazi y la consiguiente adquisición de vastos territorios.

Aún más cuestionable es la defensa que hace el presidente ruso de la invasión y anexión del este de Polonia por parte del ejército soviético. Según Putin, la entrada de las fuerzas soviéticas en Polonia oriental el 17 de septiembre de 1939 “salvó muchísimas vidas”. Esta afirmación puede haber sido cierta durante un tiempo, pero no cambió el destino de las decenas de miles de personas deportadas en tres oleadas por los soviéticos desde el territorio polaco ocupado en 1940. El número total, que sepamos hoy, fue de 276.000 personas.[8] Y la supuesta “salvación de vidas” a la que se refería Putin no cambió la difícil situación de los casi 22.000 oficiales militares polacos hechos prisioneros por los soviéticos y ejecutados por la policía secreta soviética (NKVD) en el bosque de Katyn y en otros dos lugares en abril de 1940.

La presentación de Putin no incluyó estos hechos. Habló del periodo como si ni las deportaciones ni las ejecuciones hubieran tenido lugar. Sus omisiones, sin embargo, debilitan más que refuerzan su argumento, al igual que su intento de trivializar la importancia de los territorios adquiridos en virtud del Pacto Molotov-Ribbentrop. Putin presentó a sus colegas presidentes lo ocurrido antes de la guerra como si no hubiera habido ninguna cláusula secreta en el acuerdo entre los dos Estados totalitarios, y la Unión Soviética no hubiera adquirido vastos territorios, violando al mismo tiempo la soberanía de una serie de países.

Blanqueo de Stalin y Molotov: el ensayo de Putin “75 años de la Gran Victoria” (2020)

Putin ya indicó en un discurso a los presidentes de la CEI que tenía la intención de escribir un ensayo largo y minucioso sobre los antecedentes de la guerra. En consecuencia, en junio de 2020 publicó su ensayo “75 años de la Gran Victoria: Una responsabilidad compartida para la historia y el futuro”.[9] En él, como era de esperar, volvió sobre la historia del Acuerdo de Múnich, así como sobre su postura de que la guerra fue inevitable debido a las concesiones hechas a Hitler en su momento, y no por el posterior pacto germano-soviético.

En su ensayo, Putin también detallaba cómo tanto británicos como franceses habían retrasado la consecución de un acuerdo con la Unión Soviética, y citaba como prueba que la delegación militar occidental que negoció en Moscú en agosto de 1939 estaba formada exclusivamente por generales de segunda línea sin ninguna autoridad sustantiva. Putin tiene razón en eso, pero la imagen completa es que ni París ni Londres querían establecer una alianza militar con Moscú en aquel momento. Sus objetivos eran entonces mucho más modestos. Todo lo que querían era una garantía de que la Unión Soviética no ayudaría a la Alemania nazi de ninguna manera. Stalin, sin embargo, se negó a dar tales garantías y en su lugar hizo ver a sus delegados que tal promesa sólo podría hacerse si entraban en una alianza. Pero él no quería una alianza, ni quería que se culpara a Moscú por ello. Por lo tanto, Stalin dio instrucciones a Kliment Voroshílov, Comisario del Pueblo para la Defensa Nacional, que encabezaba la delegación soviética, para que aclarara al comienzo de las negociaciones si la delegación occidental, al igual que los soviéticos, tenía autoridad para firmar cualquier acuerdo. En caso negativo, habría que preguntarles, con sorpresa, a qué han venido. Y si responden que sólo han sido autorizados para negociaciones preparatorias, habría que preguntarles si tienen un plan detallado en caso de que su aliado, la Unión Soviética, sea atacado. Si no lo tienen, habrá que preguntarles sobre qué base quieren negociar con nosotros. Y si aún desean seguir negociando, continuaba el informe de Stalin, las negociaciones deben limitarse a aclarar la cuestión de principio de si se permitiría al Ejército Rojo atravesar Polonia y Rumania. “Si resultara que el paso de nuestro ejército a través de Polonia y Rumania está fuera de discusión, debe declararse que sin el cumplimiento de esta condición es imposible un acuerdo”.[10] En otras palabras, del informe de Stalin, que ha estado a disposición del público durante más de 30 años, se desprende claramente que las potencias occidentales no sólo eran reacias a llegar a un acuerdo con la Unión Soviética, sino que también ocurría lo contrario. Sin embargo, Putin no quiere saber nada de este importante hecho. La razón es que si hubiera presentado los antecedentes de las negociaciones de forma creíble, habría sido difícil demostrar la responsabilidad unilateral de Occidente.

Aún más reveladora de las verdaderas intenciones de Putin es la forma en que presentó la visita de Molotov a Berlín y su reunión con Hitler en noviembre de 1940. Según el presidente ruso, el Comisario del Pueblo Soviético para Asuntos Exteriores planteó nuevas exigencias territoriales y de otro tipo que los alemanes seguramente no aceptarían, para que Moscú no tuviera que unirse al Pacto Tripartito. Sin embargo, en realidad ocurrió lo contrario. Lo que Molotov pidió a los alemanes fue tomado muy en serio por los dirigentes soviéticos. Stalin, que había enviado a Molotov a Berlín, quería hacerse una idea más clara de la opinión alemana sobre una serie de cuestiones, pero también quería extender su influencia, con la aprobación de Hitler, a nuevas áreas. Con este espíritu, Stalin y algunos miembros de su entorno político (Molotov, Voroshílov y Anastás Mikoyán) asignaron las tareas del Comisario del Pueblo para Asuntos Exteriores. Del documento de las instrucciones de negociación se desprende claramente que los dirigentes soviéticos consideraban importante esta vía y querían ganarse el acuerdo de Hitler en una serie de cuestiones. Entre otras cosas, Moscú intentó persuadir a los dirigentes alemanes para que retiraran sus tropas de Finlandia y pusieran fin a las manifestaciones que allí amenazaban los intereses soviéticos. La directiva también exigía a Molotov que aclarara los puntos de vista de las potencias del Eje sobre Grecia y Yugoslavia, y que llegara a un acuerdo con sus homólogos alemanes para que cualquier decisión futura sobre Rumania y Hungría estuviera sujeta al acuerdo previo de Moscú. El mandato de Molotov se extendía también a persuadir a los alemanes para que siguieran un procedimiento similar con respecto a Turquía. Pero el objetivo principal de la visita del Comisario del Pueblo para Asuntos Exteriores era conseguir que Berlín aceptara que Bulgaria pertenecía a la esfera de influencia de la Unión Soviética y que el Ejército Rojo podía entrar en ella. En otras palabras, las instrucciones de negociación dejan claro que no se trataba de exigencias fingidas, sino de exigencias realmente importantes para Moscú.

Sin embargo, los alemanes no aceptaron las exigencias soviéticas, por lo que no se llegó a un nuevo acuerdo. La conclusión es que no se trató en absoluto de que Moscú planteara deliberadamente exigencias incumplibles sólo para evitar tener que firmar el acuerdo tripartito, como afirmaba Putin en su ensayo, sino del fracaso de Molotov a la hora de seguir las ideas expuestas en la directriz de negociación. Al mismo tiempo, Moscú no tenía ninguna intención real de unirse al acuerdo tripartito, porque no quería reducir su margen de maniobra, pero sí ganar nuevos territorios.[11]Obviamente, Putin intentaba presentar el viaje de Molotov a Berlín como si no hubiera sido otro intento de adquirir territorios, porque pensaba que sería más fácil disfrazar los objetivos imperialistas del Pacto Molotov-Ribbentrop y hacer que pareciera que había sido impuesto bajo coacción y únicamente por las necesidades de seguridad del país. Pero sabemos que no fue así. La negociación de Molotov en Berlín es la refutación más convincente de esto. No es casualidad que cuando se creó el Tribunal de Nuremberg después de la guerra, la Unión Soviética nombrara tres áreas que no podían ser mencionadas de ninguna manera en el juicio. Uno de ellos era la política exterior de la Unión Soviética antes de la guerra, en particular el Pacto Molotov-Ribbentrop, la visita de Molotov a Berlín en 1940 y la incorporación de los Estados bálticos a la Unión Soviética.[12] Estas cuestiones parecen haber sido una vergüenza, incluso, inmediatamente después de la guerra, y Putin también consideró mejor no hablar de ellas. En su lugar, optó por dar una interpretación de lo sucedido que hiciera excusable lo indefendible.

Los epígonos de Putin: Los políticos rusos al servicio de la falsificación de la historia

Putin no fue el único que puso de su parte para hacer del recuerdo de la Segunda Guerra Mundial una herramienta política tan eficaz en manos de la élite dirigente rusa como lo era antes de la guerra contra Ucrania. Varios destacados políticos rusos se unieron al presidente. La tarea estaba clara: transformar la interpretación de la gran Guerra Patria para que pudiera utilizarse con la mayor eficacia posible para los fines políticos actuales. Para ello, había que convencer a la sociedad rusa de que todo lo que había hecho la Unión Soviética antes, durante y después de la guerra era ejemplar en todos los aspectos, y que no había motivos para criticarlo. También significaba romper con la opinión que se había desarrollado en los años de Gorbachov y se había intensificado bajo Yeltsin, capaz de ser crítica con el pasado soviético en más de un aspecto, incluido el papel de Moscú en la Segunda Guerra Mundial.

Este abandono de la autocrítica comenzó a principios de la segunda presidencia de Putin, pero el proceso se aceleró en la segunda mitad de la década de 2010. Un episodio destacado fue el discurso de Putin en la reunión inaugural del comité organizador del 75 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial en diciembre de 2019. El presidente ruso pidió un relato creíble de la guerra, porque consideraba que algunos países y organizaciones internacionales llevaban tiempo intentando falsificar la historia, dando incluso la impresión de que la Alemania nazi y la Unión Soviética tenían la misma responsabilidad en el inicio de la guerra.[13] Por supuesto, como ya se ha dicho, no se puede hablar de igual responsabilidad, como tampoco se puede hablar de igual responsabilidad por la guerra en su conjunto, pero sigue habiendo casos en los que se puede responsabilizar a Moscú. Ni siquiera el hecho de que la sociedad soviética hiciera sin duda el mayor sacrificio en la lucha contra el fascismo puede cambiar esto. Moscú no debe olvidar la política seguida por la Unión Soviética entre 1939 y el verano de 1941, y la responsabilidad que tuvo como consecuencia. En la Rusia de Putin, sin embargo, cada vez se reconoce menos la necesidad de una introspección crítica. El culto a la memoria de la Segunda Guerra Mundial, cuya primera versión surgió a finales de los años de Brézhnev y luego se desvaneció, empezó a resurgir en 2005. Al principio, era totalmente comprensible y proporcionado a las pérdidas sufridas, mientras que su contenido se definía por un sentimiento de conmoción y compasión hacia los familiares de las víctimas. Con el tiempo, sin embargo, el recuerdo de la guerra se convirtió cada vez más en un instrumento político del régimen, que fue de la mano de una pérdida de sensibilidad hacia el dolor de otras comunidades políticas. Esto condujo inevitablemente a enfrentamientos cada vez más agudos en la política de la memoria. La disputa fue más aguda con los vecinos occidentales inmediatos de Rusia.

Cuando se acerca el 80 aniversario del Pacto Molotov-Ribbentrop, el Kremlin ha lanzado una llamativa campaña informativa para rehabilitar el acuerdo. Desde el ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, hasta el ministro de Cultura, Vladímir Medinsky, políticos clave del régimen de Putin se han pronunciado. Sergei Ivanov, ex ministro de Defensa, ex jefe de la Oficina del Presidente y miembro del Consejo de Seguridad Nacional de Rusia en 2019, también fue un orador clave, al igual que Sergey Naryshkin, que era entonces, como ahora, tanto director del Servicio de Inteligencia Exterior como presidente de la Sociedad Histórica Rusa. Todos ellos consideraron importante defender el tratado y sus protocolos suplementarios secretos, que habían sido condenados por el Congreso de los Diputados del Pueblo Soviético bajo Gorbachov y declarados inválidos desde el momento de su redacción. La resolución, adoptada el 24 de diciembre de 1989, afirmaba que Stalin y Molotov habían negociado los protocolos secretos sin informar a la sociedad soviética, al Comité Central del Partido, al Soviet Supremo (el parlamento de la época) ni al gobierno soviético del resultado de las negociaciones, y que, por tanto, no habían sido ratificados. La resolución afirmaba que los protocolos “no reflejaban en modo alguno la voluntad del pueblo soviético”. El acuerdo secreto fue utilizado por Stalin y su entorno inmediato, decía la resolución, para “dar ultimátums a otros Estados y presionarlos por la fuerza”.[14]

A pesar de la decisión tomada bajo el mandato de Gorbachov, Ivanov, en una conferencia sobre la prehistoria de la Segunda Guerra Mundial, celebrada también en 2019, recomendó directamente a la sociedad rusa “estar orgullosa del Pacto Molotov-Ribbentrop”.[15] En una larga entrevista concedida a Izvestia, Naryshkin culpó a las potencias occidentales y a Polonia del estallido de la guerra.[16] En la inauguración de una exposición sobre la época, Lavrov consideró oportuno señalar que la Unión Soviética había firmado el pacto de no agresión en agosto de 1939 por necesidad, ya que Gran Bretaña y Francia se negaban a establecer una alianza.[17] Incluso, si aceptáramos la posición del ministro de Asuntos Exteriores (que evidentemente no es cierta en la forma en que se expone), la pregunta sigue sin respuesta: ¿por qué era necesario concluir un acuerdo secreto con la Alemania nazi sobre la partición de Europa del Este? El hecho de que Londres y París retrasaran la firma de una alianza con Moscú no explica en absoluto la firma de los protocolos secretos, menos aún, porque el Kremlin también estaba retrasando el acuerdo. Si la parte soviética hubiera estado deseosa de llegar a un acuerdo con las potencias occidentales (y no lo estaban, porque era difícil llegar a un acuerdo secreto con ellas sobre la partición de Europa del Este) no habrían puesto excusas, pero lo hicieron. En cualquier caso, esto no molestó lo más mínimo al Ministro de Asuntos Exteriores ruso en su intento de culpar únicamente a las potencias occidentales de la imposibilidad de llegar a un acuerdo.

De todos los políticos rusos de la corte del patrón mayor, Vladímir Medinsky fue el que más lejos llegó en la discusión del pacto de 1939, escribiendo un extenso artículo en su defensa. El propio título de su ensayo, publicado por RIA Novosti en 2019, es revelador: “El triunfo diplomático de la Unión Soviética”.[18] Desde el principio de su artículo, el autor, que se considera un historiador serio, entendió importante señalar que el régimen soviético había cometido un grave error al ocultar los protocolos suplementarios. Pero no, porque fuera un error mantener en secreto un asunto tan importante, sino, porque no había ninguna razón para hacerlo, porque no había nada de lo que avergonzarse en los protocolos. Según el ministro, otros Estados habían firmado acuerdos similares con Hitler. Uno de ellos fue el Acuerdo de Múnich de 1938, cuando las cuatro grandes potencias europeas obligaron a Checoslovaquia a entregar a Alemania sus territorios militares y económicos más valiosos. Esto se hizo, dice Medinsky, con la esperanza de que la agresión de Hitler se desviara entonces hacia el Este. Sin embargo, al autor no le molesta lo más mínimo el hecho de que las potencias occidentales consideren desde hace tiempo el acuerdo de Múnich como un grave fracaso y no hayan presentado excusas por su decisión. No hay ningún historiador o político occidental autorizado que defienda el acuerdo de Múnich. En cambio, el ministro ruso de Cultura hace justo lo contrario al afirmar que, “en la situación específica de política exterior del verano de 1939, la Unión Soviética hizo bien en aceptar el pacto de no agresión” y que fue “un paso obligado de la parte soviética, un acuerdo legítimo con un enemigo indiscutible”.

Después de todo esto, surge con razón la pregunta de qué sentido tenía excusar en 2019 el pacto, que en su día fue condenado con firmeza. ¿Qué ganaba con ello el régimen? Probablemente, sobre todo, al reinterpretar los acontecimientos de hace 80 años y volver esencialmente a la tradición estalinista, la élite gobernante rusa obtuvo un punto de referencia para una política exterior rusa cada vez más enfrentada a Occidente. Esta política exterior hizo del concepto de “esfera de interés” casi una posición oficial. El concepto se refiere a la idea de que sólo unas pocas grandes potencias tienen una soberanía plena e ilimitada. Éstas son las potencias que deciden de común acuerdo el destino de los Estados más pequeños en sus “esferas de interés”. Esta opinión, que ha vuelto a hacerse popular en Moscú, cuestiona uno de los principios más importantes del derecho internacional: la igualdad soberana de los Estados.



La falsificación de la historia ucraniana: legitimación de la guerra a través de la política de la memoria

Antes de la invasión a gran escala, Putin se ocupó no sólo de la historia de la Segunda Guerra Mundial, sino también de la historia de los ucranianos. En su ensayo “Sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos”, publicado en el verano de 2021, Putin intentó deducir la inevitabilidad de una estrecha cooperación entre Rusia y Ucrania, y justificar lo absurdo de la oposición entre ambos pueblos.[19] Lo hizo echando la culpa de la situación actual únicamente a los ucranianos, y más concretamente a la élite política ucraniana que llegó al poder en 2014. Aunque hay algunos comentarios autocríticos en el ensayo, son tan generales que no pueden considerarse más que un simple recurso retórico.

Negación de la existencia de un pueblo ucraniano independiente

Según Putin, los que algunos consideran como ucranianos sólo hablan un poco distinto de los rusos, pero en el fondo no son diferentes. Únicamente por la intriga de fuerzas externas existen los ucranianos; y si no fuera por las fuerzas externas que trabajan en ello, los ucranianos no existirían.

Sin duda, hay muchas similitudes entre los dos pueblos, pero de ello no se deduce en absoluto que no existan formas distintas. Difícilmente se puede negar que comparten lenguas, creencias y cultura similares. Incluso es cierto que la lengua ucraniana no era tan diferente de la rusa en el pasado como lo es hoy, pero sigue habiendo muchas pruebas de que no son la misma lengua. Así lo demuestra inmediatamente la diferencia en la escritura de ambos idiomas, donde la caligrafía de muchas letras difiere, así como el vocabulario y la gramática de las dos lenguas. Estas diferencias se hicieron cada vez más evidentes a partir de los siglos XVI y XVII. Es típico que durante casi medio siglo los informes escritos por los Hetman a Moscú (estaban obligados a informar cuando la “Ucrania de la orilla izquierda”, es decir, los territorios al este del Dniéper, pasaron a control ruso) se tradujeran sistemáticamente al ruso para que pudieran ser entendidos en Moscú. Esta práctica sólo cesó cuando empezó a converger la correspondencia oficial entre el “gran ruso” (es decir, el ruso) y el “pequeño ruso” (es decir, el ucraniano), pero esta convergencia nunca significó la desaparición completa de las diferencias.

Existen muchas similitudes en las creencias y culturas de ambos pueblos, a pesar de que los distintos grupos de eslavos orientales estuvieron controlados por diferentes potencias desde muy pronto, esencialmente desde mediados del siglo XIII. No obstante, la gran mayoría de ellos seguían siendo cristianos ortodoxos orientales, tanto si vivían en el territorio del Principado lituano como en el de la Horda de Oro y sus reinos sucesores. Sin embargo, al cabo de un tiempo se hicieron evidentes las diferencias entre las versiones kievita y moscovita de la ortodoxia, pero no fueron significativas, aunque sólo fuera porque durante mucho tiempo nadie impidió que los diversos grupos de eslavos orientales controlados políticamente intercambiaran entre sí libros eclesiásticos. Hubo algunos periodos, como la primera mitad del siglo XVII, en los que Moscú intentó impedir la admisión de libros eclesiásticos “impresos en Lituania”, pero al cabo de un tiempo desistieron de esta práctica. El distanciamiento entre las dos comunidades eclesiales también se debió a que el metropolitano de Kiev no pasó inmediatamente a depender del Patriarcado de Moscú tras la adquisición rusa de los territorios ucranianos orientales en 1654. Durante muchas décadas, hasta 1686, el Patriarca de Constantinopla se encargó de esta función.

Sin embargo, la proximidad lingüística y religiosa de rusos y ucranianos no implica en modo alguno la identidad de los dos pueblos, como pretende Putin. La razón principal es que, en la formación de una nación política moderna, no sólo desempeñan un papel importante las afinidades étnicas y lingüísticas y la proximidad cultural, sino también las tradiciones sociales, las ideas sobre el pasado, las normas jurídicas y las formas de interacción dentro de una comunidad determinada. Si tenemos en cuenta estas circunstancias, no podemos dejar de observar las importantes diferencias entre la organización social de ucranianos y rusos, que ya eran evidentes en el siglo XVII. La vida cotidiana de los ucranianos y su organización social estaban influidas por la Rzeczpospolita, el conjunto de tradiciones del Estado común polaco-lituano que arraigaron profundamente a nivel local y que los ucranianos llegaron a considerar como propias. La transformación del sistema jurídico local en el siglo XVIII dice mucho de la fuerza de estas tradiciones. Aunque el gobierno imperial ruso tomó la iniciativa, los modelos que determinaron la reforma del poder judicial en la “Pequeña Rusia” se tomaron del sistema jurídico e institucional polaco y de ciertas normas de los estatutos lituanos. El sistema así establecido continuó funcionando hasta 1864, año en que el sistema judicial del imperio fue objeto de una profunda reforma. Durante mucho tiempo, las ciudades de estos territorios se rigieron por el derecho de Magdeburgo. En general, estas circunstancias particulares dieron lugar a una experiencia social muy diferente de la que tenían los habitantes del resto del imperio.

El ensayo de Putin está lleno de inexactitudes, medias verdades y omisiones, además de problemas de enfoque y metodología. Llama la atención que el presidente ruso nunca se digne a llamar al primer Estado de los eslavos orientales “Rus de Kiev” como acostumbra la historiografía, sino que siempre utiliza la fórmula “Antigua Rus”. Esto no es casual: es una indicación de que Kiev no puede tener nada que ver con el primer estado eslavo, que según él se mantuvo unido por una lengua común, amplios lazos económicos y el gobierno de los príncipes de la dinastía Ryurik. Sin embargo, esto indudablemente no es cierto en esta forma, si Putin está pensando en la época de la formación de la Rus de Kiev en los siglos IX-X. Los normandos, que desempeñaron un papel importante en la fundación del Estado, hablaban su propia lengua escandinava antigua, mientras que las tribus ugrofinesas, bálticas y túrquicas que vivían aquí hablaban la suya propia. De lo que habla Putin es de una evolución de unos siglos más tarde, cuando la antigua lengua eslava tuvo un verdadero papel unificador. Tampoco podemos hablar del papel unificador de las relaciones económicas en una época de agricultura natural, ni del poder cohesionador de la dinastía Ryurik en un Estado sin primogenitura. Putin también ignora el hecho de que, a más tardar en los siglos XVI y XVII, los grupos de eslavos orientales controlados por las distintas potencias empezaron a separarse lingüísticamente, creando las lenguas ucraniana y bielorrusa junto al ruso.

Según Putin, la separación de los ucranianos no fue el resultado de cambios dentro del grupo, sino un proceso inspirado y controlado desde el exterior, instigado en diferentes momentos por los polacos o los austriacos y, ahora, por el “Occidente colectivo”. “La imagen de un pueblo ucraniano separado de los rusos fue creada y reforzada entre la élite polaca y ciertos sectores de la intelectualidad bielorrusa”, afirma Putin, y añade que “no había base histórica para ello, ni podía haberla”. El presidente ruso también se muestra indignado por la condena generalizada que se hace hoy en Ucrania de los crímenes del régimen soviético, algunos de los cuales no pueden atribuirse a la URSS ni a la Unión Soviética, ni mucho menos a la Rusia actual. Puede que sea así, y se pueden encontrar ejemplos, pero la fuerza persuasiva de la afirmación de Putin se ve considerablemente debilitada por el hecho de que en su largo ensayo no hace referencia alguna al Holodomor, la gran hambruna de 1932-1933. En la actualidad existe un consenso general entre los historiadores rusos, ucranianos y occidentales de la época de que el Holodomor tuvo entre 7 y 7,5 millones de víctimas en el conjunto de la Unión Soviética, de las cuales entre 3 y 3,5 millones eran probablemente ucranianas. En cambio, el debate actual es simplemente si lo que ocurrió fue el resultado de la política deliberada de castigo de Moscú contra los ucranianos, o si fue un martirio conjunto de los pueblos de la Unión Soviética —rusos, ucranianos y kazajos—, cuya responsabilidad recae en gran medida en la dirección estalinista del país.

Cuestionar las fronteras de Ucrania

Aparte de negar el reconocimiento de los ucranianos como pueblo independiente, Putin necesitaba obviamente el largo preludio histórico para explicar de forma convincente su otra tesis principal, que puede resumirse brevemente así: cuando la Unión Soviética se disolvió, debería haberse garantizado que cada Estado miembro sólo pudiera llevarse consigo tanto territorio como el que se había llevado como miembro del Estado federal. Según el presidente ruso, después de que los antiguos Estados miembros de la Unión Soviética anularan el tratado que la creó a finales de 1922, perdieron la base jurídica sobre la que posteriormente adquirieron nuevos territorios. Argumenta que, en cualquier caso, las fronteras y la propiedad de determinados territorios deberían haberse negociado en el momento de la desintegración de la Unión Soviética.

Pero se trata de una postura totalmente irresponsable. Afortunadamente, en el momento de la desintegración de la Unión Soviética, las repúblicas estaban dirigidas por líderes conscientes de los graves riesgos de esta propuesta. De hecho, la idea de redibujar las fronteras surgió en otoño de 1991, cuando el futuro del Estado federal ya estaba en entredicho tras el intento de golpe de Estado contra Gorbachov. Fue entonces cuando se publicó el Memorándum Burbulis, que pedía una revisión de las fronteras internas de la Unión Soviética, separando las repúblicas miembros. El documento, firmado por un miembro del gobierno ruso, provocó inmediatamente las protestas de Ucrania y Kazajstán, y el memorándum, considerado semioficial, fue retirado por Moscú. De no haber sido así, quién sabe lo que habría ocurrido en el territorio de la Unión Soviética, que contaba con armamento nuclear. Pero afortunadamente eso no ocurrió y no empezaron a discutir sobre fronteras. Por el contrario, en la declaración firmada en Belovezhskaya Pushcha, el 8 de diciembre de 1991, que disolvió la Unión Soviética, el artículo 5 establecía que las partes del acuerdo respetan mutuamente sus fronteras y la inviolabilidad de sus territorios, es decir, reconocen las antiguas fronteras interiores soviéticas como fronteras internacionales sin ningún cambio. El razonamiento ex post de Putin es inaceptable no sólo porque, de haberse aplicado, habría puesto en grave peligro el proceso de “desmantelamiento” de la Unión Soviética, sino también porque era inviable. Si todo hubiera tenido que volver a la situación de 1922, se habría producido un enorme caos en cuestión de instantes. Porque, por ejemplo, ¿quién habría ganado los territorios que la Unión Soviética había adquirido en las primeras fases de la Segunda Guerra Mundial como resultado del Pacto Molotov-Ribbentrop y la posterior invasión del este de Polonia? ¿Se habría devuelto a Polonia la franja de 200-250 kilómetros de ancho en la parte occidental de lo que hoy es Ucrania y Bielorrusia, adquirida en el otoño de 1939? Y si así hubiera sido, ¿cómo habrían reaccionado los alemanes ante la nueva situación? ¿Habrían reclamado los territorios que habían cedido a Varsovia después de la guerra, alterando el orden territorial europeo establecido tras la Segunda Guerra Mundial?

Al parecer, Putin nunca tuvo en cuenta que las fronteras orientales de la Ucrania actual no están donde estaban cuando se fundó la Unión Soviética. Si se restableciera la situación de 1922, como propone Putin, Crimea formaría parte de Rusia, pero la mayor parte de la región de Rostov (incluidos Taganrog, Shahti y Gukovo), que ahora está bajo control de Moscú, sería ucraniana. Estos territorios se transfirieron de la república ucraniana a la rusa sólo en 1923-1924. Por no mencionar el hecho de que el orden territorial interno, que sobrevivió con cambios mínimos hasta la desintegración de la Unión Soviética, no se estableció hasta 1936. No fue hasta entonces cuando las tres repúblicas transcaucásicas de Armenia, Azerbaiyán y Georgia obtuvieron el estatus de repúblicas miembros, al igual que las fronteras internas de la Unión Soviética en Asia Central no se finalizaron hasta ese momento. Si la idea de Putin se hubiera aceptado en 1991, no sólo todo Kazajstán, sino también el Turkestán ruso, incluidos los actuales Kirguistán, Uzbekistán, Tayikistán y Turkmenistán, pertenecerían hoy a Rusia, porque estos territorios aún formaban parte de la república rusa cuando se fundó la Unión Soviética.

Las consecuencias inmanejables de la idea de Putin podrían seguir y seguir, pero quizás podamos ver por lo que hemos visto hasta ahora lo poco realista y falsa que es su propuesta. Como lo es su afirmación de que “la transferencia del territorio de Crimea perteneciente a la República Socialista Federativa Soviética de Rusia a la República Socialista Soviética de Ucrania en 1954 se llevó a cabo en flagrante violación de las normas jurídicas vigentes en aquel momento”. Esto simplemente no es cierto. Mientras existió la Unión Soviética, todas las decisiones que implicaban cambios territoriales, ya fuera en repúblicas o en condados, se tomaban siempre sobre la base de decisiones del Presidium del Comité Ejecutivo Central de Toda la Unión, y más tarde del Presidium del Soviet Supremo de la URSS, o del Presidium del Soviet Supremo de las repúblicas en cuestión. La transferencia de Crimea no fue una excepción.

El largo ensayo de Putin probablemente no pretendía otra cosa que proporcionar una base histórica para lo que había hecho a Ucrania hasta 2021 (cuando se publicó el ensayo), incluida la anexión de Crimea; y dejar claro a todo el mundo que mientras él sea presidente de Rusia, no dejará marchar a Ucrania. El patrón en jefe ruso no considera a Ucrania un país plenamente soberano, a pesar de que el Estado ruso se comprometió a ello en el acuerdo de 1991 que puso fin a la Unión Soviética.

De hecho, el trabajo de Putin como jefe de Estado ruso no es escribir artículos de historia y decidir si hay ucranianos o no. Eso no es asunto suyo. Por el contrario, su trabajo como líder de Rusia es cumplir todos los acuerdos que se han firmado en nombre de su país en el pasado. Y eso es cierto incluso si cree que no hay ucranianos, porque acepte o no su existencia en este momento, el Estado ucraniano existe. De hecho, la soberanía de Ucrania ha sido reconocida y consagrada en tratados internacionales por Rusia en cinco ocasiones distintas:

  1. el acuerdo sobre la disolución de la Unión Soviética y la creación de la Comunidad de Estados Independientes, firmado en Belovezhskaya Pushcha el 8 de diciembre de 1991 (artículo 5);
  2. el Memorándum de Budapest firmado el 5 de diciembre de 1994;
  3. el Tratado de Amistad, Cooperación y Asociación entre Rusia y Ucrania firmado el 31 de mayo de 1997 (artículo 2);
  4. el tratado de delimitación de las fronteras de Rusia y Ucrania, firmado el 28 de enero de 2003 (ya durante la primera presidencia de Putin);
  5. la prórroga del tratado de delimitación por otros diez años en otoño de 2008 sin ninguna modificación textual.

Putin debería haberse ocupado de esto y no de escribir tratados históricos. Sin embargo, el presidente ruso sintió una fuerte y recurrente necesidad de justificar históricamente todo lo que hizo contra Ucrania. Incluso el discurso que pronunció tres días antes de dar la orden de atacar Ucrania estaba lleno de referencias históricas. Todo esto da la impresión de que Putin está convencido de que puede apoyarse en la Historia, o en una interpretación bastante sesgada de la misma, para eximirse de todo lo que él y su ejército han hecho en esta guerra.



El impacto de la manipulación: la política de la memoria y las consecuencias de la propaganda de guerra en la sociedad rusa

El renacimiento del culto a Stalin y la política rusa de la memoria

Desde mediados de la década de 1990, el Centro Levada, un instituto independiente de sondeos de opinión pública de Moscú, viene realizando un seguimiento de quiénes considera la sociedad rusa que son las figuras más importantes de la historia de Rusia. Stalin ya era popular en la época de la primera encuesta, pero no tanto como a principios de la década de 2000. En 1994, los rusos seguían considerando a Lenin y Pedro I figuras históricas mucho más importantes que Stalin. Ambos encabezaron la lista hasta 2003, pero incluso entonces el dictador, a quien el poeta Osip Mandelstam se refería sólo como el “montañés caucásico”, le seguía de cerca. En 2008, Pushkin se había convertido temporalmente en el favorito de los rusos, seguido de cerca por Pedro I, Stalin y Lenin.[20] Fue la primera encuesta que medía a Stalin como una figura más importante que Lenin, y esto no ha cambiado desde entonces. Al contrario, la distancia entre ambos ha aumentado. Desde 2012, la opinión pública rusa no ha cambiado: Stalin es considerado la figura histórica rusa más destacada de todos los tiempos.[21]

¿Cuál puede ser la razón de todo esto? Es difícil dar una respuesta clara. Si nos basáramos únicamente en esta encuesta, que se repite cada pocos años, no habría ninguna razón para vincular la perdurable popularidad de Stalin con las políticas de Putin. De hecho, las encuestas realizadas bajo su mandato (2003, 2008, 2012, 2017 y 2021) no muestran diferencias significativas. Las encuestas de estos años mostraban que entre el 36% y el 42% de los encuestados consideraban a Stalin como la figura histórica más significativa durante este periodo. El “repunte” en la aceptación de Stalin tuvo lugar antes de Putin, entre 1994 y 1999. En estos cinco años de Yeltsin, el índice de aprobación de Stalin saltó del 20% al 35%. Esto sugiere que las políticas de Putin no tienen nada que ver con la creciente aceptación y respeto por Stalin.

Sin embargo, existen otros tipos de encuestas. Una de ellas, de principios de la década de 2000, pretendía averiguar cómo ve la sociedad rusa a Stalin como persona y cómo juzga su papel histórico. Según una investigación realizada también por el Centro Levada, en 2003, durante la segunda mitad de la primera presidencia de Putin, solo algo más de la mitad de los encuestados tenía una visión apreciativa del papel que Stalin desempeñó en el país.[22] En 2019, sin embargo, esta proporción alcanzó el 70%, mientras que solo el 19% se mostró crítico.[23] En otras palabras, en una década y media, la imagen pública de Stalin mejoró significativamente, y las políticas de Putin deben haber tenido algo que ver con este cambio. Esto se puede suponer basándose también en otra parte de la encuesta, que medía cómo se correlacionaban las actitudes hacia Stalin con las opiniones políticas de los encuestados. Esta investigación reveló que entre los que votaron por Putin en las elecciones presidenciales de 2018, había proporcionalmente más personas que tenían una opinión positiva de Stalin que entre los que votaron por el candidato comunista.[24] En otras palabras, desde hace tiempo hay dos estalinismos distintos en Rusia: el que representa el Partido Comunista (en falsa o domesticada oposición); y el que representa el Estado. Este último sigue sin elogiar abierta y directamente a Stalin, pero muchas de sus decisiones, su lucha en el campo de la política de la memoria y sus métodos han dado lugar a una norma social que no consiste en condenar a Stalin, sino en respetarlo. Hoy en día, es mucho más excepcional condenar al “sabio líder del pueblo” que alabarlo.

Esto está estrechamente relacionado con la política de la memoria de la era Putin, una política paternalista que se ha vuelto cada vez más importante para el régimen con el paso del tiempo. Desde el momento en que el patriotismo se convirtió en el ideal nacional del régimen, la importancia del pasado ha aumentado significativamente. El régimen empezó a demostrar su continuidad con siglos de historia rusa, haciendo hincapié en la reconciliación y la unidad nacional; al mismo tiempo, empezó a luchar enérgicamente (y durante algún tiempo incluso con las herramientas de la legislación punitiva) contra las interpretaciones alternativas y autocríticas del pasado. Esta dualidad ya era visible en los años previos al centenario de las revoluciones de 1917. En su mensaje presidencial de 2016, Putin habló de la necesidad de que Rusia “aprenda las lecciones de la Historia, sobre todo, para la reconciliación, para fortalecer el consenso social, político y cívico que se ha logrado en la actualidad.” Añadió que era inadmisible hacer un mal uso de las tragedias históricas, “especular sobre ellas”.[25] El presidente de la Duma, Viacheslav Volodin, fue aún más explícito unas semanas después. Recordando los sucesos de 1917, advirtió que el recuerdo de “los dramáticos acontecimientos del pasado no debe convertirse en otra fuente de división en la sociedad rusa”.[26] Estas y otras declaraciones políticas dejaron claro que la élite gobernante temía profundamente el próximo centenario de las revoluciones de 1917. En sus declaraciones, advertían contra el establecimiento de paralelismos entre el presente y los acontecimientos de cien años antes. El régimen ruso, temeroso de las “revoluciones de colores”, utilizó el centenario no para replantearse las causas y consecuencias de las revoluciones, sino para contrastar lo ocurrido en 1917 con lo que propagaban como la característica más valiosa del sistema de Putin, es decir, su estabilidad.

Aunque es evidente que el régimen teme ciertos periodos del pasado, también considera la Historia como una herramienta importante para la consolidación autocrática. En consecuencia, se ha mostrado cada vez más firme en la defensa de lo que considera la única memoria histórica correcta. La estrategia cultural a 15 años adoptada en la primavera de 2016 identificó como uno de los retos más peligrosos a los que se enfrenta Rusia “la distorsión de la memoria histórica, la percepción negativa de periodos significativos de la historia rusa y la difusión de falsas afirmaciones sobre el atraso histórico de Rusia.”[27] La doctrina de seguridad informativa del país, adoptada también en 2016, subrayaba de forma similar la importancia de proteger la memoria histórica. El documento decía que era clave neutralizar las presiones informativas y psicológicas sobre el país, incluidos los intentos de “desmantelar los fundamentos históricos y las tradiciones patrióticas asociadas a la defensa de la patria”.[28]

Todo ello demostró precisamente que los dirigentes políticos rusos llegaron relativamente pronto a la conclusión de que el control exhaustivo del “espacio cultural ruso” requería diversas medidas preventivas, invocando la protección de la historia nacional. Esta intención se expresó por primera vez en el concepto de política exterior adoptado en 2008. En él se expuso la idea de que el Estado tiene el deber de actuar contra los “reescritores de la Historia”, porque quienes lo hacen tratan de fomentar la confrontación en las relaciones internacionales y difunden la idea del revanchismo.[29] Siguiendo esta idea, el entonces presidente Dmitri Medvédev creó una comisión para acabar con la “falsificación de la Historia”.[30]Aunque la comisión se creó, con varios historiadores a bordo, no dejó mucha huella en los años siguientes. Esta puede haber sido una de las razones por las que Vladímir Medinsky, que fue destituido como ministro de Cultura en 2020 y luego nombrado asesor de Putin en política de memoria, inició la creación de una nueva comisión con tareas similares en 2021. A la nueva comisión, creada a finales de julio con personal de varios ministerios y organismos (entre ellos el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Consejo de Seguridad Nacional, el Servicio Federal de Seguridad, el Ministerio del Interior y el Comité de Investigación) se le encomendó la tarea de analizar las “actividades de estructuras extranjeras” que amenazan los intereses de Rusia y preparar “actos de contrapropaganda” eficaces.[31] Aunque se le dio el nombre de “Comité para el Esclarecimiento Histórico”, no incluía a ningún historiador, a diferencia de su predecesora en 2009. Está en manos de los clientes y sirvientes del régimen decidir qué es una amenaza para la memoria histórica “correcta”, iniciar proyectos de ley para proteger el pasado “correctamente interpretado” y, con el tiempo, se sentirán con poder para dar forma a la narrativa histórica a seguir.

La llamativa actividad del régimen en la interpretación de los acontecimientos del pasado que considera importantes sólo sirve a un propósito: dominar la memoria histórica. Para ello, cada vez necesita menos a los historiadores. Dado que en Rusia se acepta cada vez más la continuidad histórica, no es de extrañar que Félix Edmúndovich Dzerzhinski, el fundador de la Checa (la primera agencia de seguridad del Estado soviético) recibiera un busto en Simferopol, la capital de la Crimea anexionada en 2021,[32] y que sólo una minoría de moscovitas lo consideraba un “asesino” y “alguien que pertenece al lado oscuro de la historia”, frente a la mayoría que opinaba que “no hay que borrar el pasado ni criticarlo duramente” o que Dzerzhinski, en efecto, “hizo mucho por el país” y fue “un revolucionario importante”.[33] Tampoco sorprende que la gran mayoría de la sociedad rusa tenga una opinión apreciativa de Stalin, y que una proporción cada vez mayor de personas crea que su represión de los más diversos sectores de la sociedad estuvo justificada en parte o en su totalidad.[34] Desde la perspectiva del régimen, en este entorno es mucho más fácil hacer creer a la mayoría de la gente que la guerra contra la vecina Ucrania es por un bien mayor, porque de hecho es una continuación de la Gran Guerra Patria.

Sintonizados para la guerra: señales de lealtad de la opinión pública rusa durante la guerra ruso-ucraniana

El Centro Levada comenzó a medir la actitud de la opinión pública rusa ante la “operación militar especial” al estallar la guerra. Desde entonces, los resultados de sus mediciones multiperspectivas se publican mensualmente. Estos muestran que la actitud de la sociedad rusa ante la guerra apenas cambió entre marzo y diciembre. En marzo, el 53% de los encuestados apoyaba firmemente la “operación militar especial” y otro 28% la apoyaba más que se oponía; es decir, el 81% de los encuestados estaba de acuerdo con la decisión de los dirigentes políticos. Mientras tanto, sólo el 14% de los encuestados afirmaba que la guerra había sido un fracaso en uno u otro sentido.[35] Cuatro meses después, en julio, la situación apenas cambió: más de tres cuartas partes de los encuestados seguían apoyando la guerra de Putin. En comparación con marzo, la proporción de los que aprobaban incondicionalmente la acción militar había bajado 5 puntos porcentuales (48%), mientras que el 28%, aunque no con entusiasmo, también apoyaba la decisión. La proporción de los que se oponían firmemente a la guerra aumentó ligeramente, al igual que la de los que se oponían menos firmemente, pero incluso juntos representaban algo menos del 18% de la población.[36] En diciembre, esto sólo cambió mínimamente, ya que la proporción de los que estaban a favor cayó del 76 al 71%, mientras que la de los que estaban en contra subió al 21%.[37] Esto significa esencialmente que la movilización parcial ordenada a finales de septiembre no consiguió ningún cambio significativo.

Mientras tanto, más de dos tercios de los encuestados en julio dijeron “sí” cuando se les preguntó si las cosas iban bien en el país. Esto es sorprendente porque en noviembre de 2021, sólo cuatro meses antes de la guerra, sólo el 44% pensaba así.[38] En diciembre de 2022, el resultado había cambiado poco respecto al verano. A pesar de que la guerra había durado diez meses y más de 300.000 personas habían sido reclutadas, el 63% de los encuestados seguía pensando que las cosas iban bien en el país.[39] En otras palabras, estas encuestas sugieren que la mayoría de los rusos creen que las cosas van bien con la guerra y que todo va bien. Es difícil creer que esta sea la situación real: que la mayoría de la sociedad rusa esté mucho más satisfecha con la forma en que se dirige el país durante la guerra que en tiempos de paz.

Pero no sólo estas cifras parecen sorprendentes. La percepción pública de Putin dio un giro inesperado similar. Esto es más evidente cuando los investigadores ofrecieron una lista de políticos rusos, incluido el presidente, a los encuestados, a los que se pidió que dijeran qué acciones aprobaban. Cuando se les hizo esta pregunta en julio de 2021, el 61% dijo que apoyaba las acciones de Putin; un año después, la cifra correspondiente era del 83%. El apoyo a Putin solo alcanzó un nivel más alto en 2014-2015, durante la euforia de Crimea, cuando el 88-89% de los encuestados estaban satisfechos con sus acciones.[40] Para completar el panorama general, desde el estallido de la guerra no solo ha aumentado significativamente el apoyo a Putin, sino también el del primer ministro, el Gobierno e incluso la Duma Estatal, de la que generalmente se desconfía.[41]

Cambios igualmente sorprendentes ha registrado otra importante agencia de sondeos rusa, la FOM (Фонд “Общественное мнение,” Fundación de Opinión Pública), que opera bajo la supervisión del Kremlin. Uno de sus temas de investigación recurrentes es calibrar cómo perciben los encuestados el estado de ánimo de quienes les rodean, si lo consideran “tranquilo” o “tenso”. Podría pensarse que, con el estallido de la guerra, la encuesta registraría un aumento espectacular de la proporción de personas “tensas”, pero los resultados muestran lo contrario. En julio, la proporción de los que respondieron “tranquilos” había aumentado al 62%, mientras que la de los “tensos” había descendido al 32%. Este resultado es tanto más sorprendente cuanto que, antes de la guerra, los encuestados seguían viendo a las personas “tensas” como mayoría (50-55%) y a las “tranquilas” como minoría (39-44%). Así fue hasta abril de 2022, cuando los que respondieron “tranquilos” se hicieron cada vez más dominantes, primero temporalmente y luego de forma permanente a partir de mayo.[42]

Por lo tanto, una proporción cada vez mayor de la población rusa estaba “tranquila”, y el hecho de que la guerra aún no haya terminado no cambia eso… Por supuesto, podría argumentarse que los encuestados están percibiendo erróneamente el estado de ánimo de su entorno. Es posible, pero aunque así fuera, habría que explicarlo. También se podría argumentar que el FOM, un instituto bajo control patronal, ha manipulado los datos, pero esto se contradice por el hecho de que el independiente Centro Levada ha llegado a una conclusión similar cuando preguntó a la gente sobre su estado de ánimo. Por último, podría argumentarse que, cuando no existe una esfera pública democrática, es un error suponer que la gente responderá a preguntas tan delicadas sobre su lealtad a las autoridades con lo que realmente piensa. Porque no olvidemos que el régimen de Putin era represivo incluso antes de la guerra. Desde principios de 2021, quizá como preparación para la guerra, lanzó un amplio ataque contra las instituciones de la sociedad civil y los medios de comunicación independientes que aún funcionaban. En estas circunstancias, es razonable pensar que mucha gente tiene miedo de responder con honestidad, al tiempo que cada vez es menos capaz de informarse a partir de fuentes independientes de las autoridades.

Desde este punto de vista, lo que los resultados de las encuestas muestran definitivamente es que la guerra ha provocado un aumento significativo de la lealtad, o más bien de la lealtad señalada, de la sociedad rusa al régimen de Putin. Así lo demuestra también el hecho de que, mientras que en los tres años anteriores a la guerra algo menos de la mitad de los encuestados pensaba que el país iba en la dirección correcta, tras diez meses de guerra casi dos tercios de ellos pensaban lo mismo. En otras palabras, casi una quinta parte de la población cambió de opinión como consecuencia de la guerra, que es la única forma de explicar este giro. En sí mismo, no sería especialmente sorprendente, ya que un aumento espectacular de la lealtad a las autoridades en tiempos de guerra, o “agruparse en torno a la bandera”, no es desconocido en otros lugares. Las principales diferencias son dos: el contexto autocrático en el que se dan estas respuestas, que cuentan como una señal de lealtad hacia el régimen cada vez más opresivo; y que en Rusia este fenómeno ha resultado hasta ahora sorprendentemente espectacular y duradero. Otra prueba de ello es que, mientras que antes de la guerra sólo el 26% de la población habría estado dispuesta a votar al impopular partido gobernante, Rusia Unida, en el verano de 2022 esta cifra había aumentado hasta el 39%.[43]

La sospecha de que las respuestas no son necesariamente sinceras se ve reforzada por el hecho de que las preguntas formuladas de diferentes maneras pero esencialmente sobre lo mismo no producen respuestas idénticas. Tomemos las tres preguntas que sondeaban la lealtad de la gente al régimen:

  1. “¿Aprueba las acciones de Putin?” (Esta es una pregunta cerrada, porque el nombre de Putin está en una lista de políticos, y así es como tienes que dar tu opinión).
  2. “¿Van las cosas en la buena dirección en el país?” 
  3. “¿En qué políticos confía más?” (Se trata de una pregunta abierta. En el cuestionario no aparece el nombre de ninguno. Corresponde al encuestado elegir cuáles).

Si observamos la evolución de las respuestas a estas tres preguntas desde 2014, vemos que su dinámica ha sido similar durante algún tiempo. Así fue hasta el verano de 2018, cuando se anunció el aumento de la edad de jubilación. Desde entonces, sin embargo, parece que la confianza en Putin, cuando se pregunta de forma abierta, ha caído mucho más que en las dos primeras preguntas, aunque en última instancia se refieran también a la percepción del régimen y del presidente. También se produjo un descenso en las otras dos preguntas, con menos gente aprobando las acciones de Putin y menos gente pensando que las cosas iban bien en el país, pero en ninguno de los dos casos el descenso fue tan grande como en la tercera pregunta.

Desde el comienzo de la invasión a gran escala, repetidas encuestas han mostrado que la lealtad al régimen ha empezado a crecer de nuevo. Esto es evidente en las tres cuestiones, pero la magnitud del aumento dista mucho de ser la misma. El apoyo a las acciones de Putin, cuando se plantea como una pregunta cerrada, ha aumentado mucho más que cuando se plantea como una pregunta abierta. En el caso de la primera, el presidente ruso se situaba a la cabeza en 2015. Entonces, casi el 90% de los encuestados aprobaba sus acciones. Pero ese apoyo se había desplomado por debajo del 60% a finales de 2020, antes de volver a subir con la guerra contra Ucrania, y en julio era del 83%, casi de vuelta a su máximo de siete años antes. El panorama que se desprendía de las respuestas a la pregunta abierta era también el más positivo para Putin en 2015. Entonces, el 67% de los encuestados consideraba a Putin un político en el que confiaba. Este indicador cayó a un tercio de esa cifra en el verano de 2020 (23% en su punto más bajo) y luego comenzó a aumentar lentamente, pero nunca superó el 33% antes de la guerra. Sin embargo, con el inicio de la guerra, se disparó inmediatamente hasta el 43% y después empezó a fluctuar entre el 35% y el 42%.[44] En otras palabras, cuando los investigadores formulan preguntas abiertas sobre la confianza en Putin, comprobamos que su apoyo es siempre mucho menor que cuando formulan preguntas cerradas. Al mismo tiempo, también podemos ver que la invasión a gran escala no se ha acercado a restaurar la antigua popularidad de Putin en las encuestas abiertas en la medida en que lo ha hecho en las preguntas cerradas. Esto es importante porque la mayoría de los encuestadores creen que la percepción pública real del presidente ruso se refleja con mayor precisión mediante un método de interrogatorio en el que los encuestados no se ven influidos en modo alguno, ni siquiera por una lista que se les pone delante, sino que se les deja decidir por sí mismos.

La opinión pública en un régimen opresivo: conformistas, creyentes y la “mayoría silenciosa”

Se detectan varias contradicciones en la percepción de la guerra en la sociedad rusa. Así lo demuestran los resultados de la investigación publicada en el verano de 2022 por Russian Field, un instituto de investigación de la opinión pública con sede en Moscú que cumple ahora seis años.[45] Los datos, recogidos a finales de julio, muestran que la sociedad rusa en realidad sólo es coherente en una cuestión: seguir a Putin. Entre otras cuestiones, los investigadores preguntaron si debía continuar la “operación militar especial” en Ucrania. El 52% de los encuestados respondió “sí”, mientras que el 38% apoyaría el inicio de conversaciones de paz. Sin embargo, cuando se les preguntó si apoyarían que Putin hiciera las paces mañana, el 65% dijo “sí”, y sólo el 17% de los encuestados expresó una fuerte oposición. Sin embargo, cuando se les preguntó si apoyarían que Putin diera órdenes de atacar de nuevo Kiev, el 60% de los encuestados dijeron “sí”.

De todo esto parece desprenderse que una gran parte de la población rusa o bien no tiene una opinión independiente sobre la guerra o, si la tiene, prefiere no revelarla y conformarse con las supuestas expectativas de las autoridades. Esto es probablemente lo que esperaban los investigadores de Russian Field, porque incluyeron una pregunta en la encuesta para hacerse una idea de lo que piensan realmente los encuestados. Esa pregunta era ¿Cuáles serían las tres decisiones más importantes que tomaría si se despertara mañana por la mañana y se encontrara siendo Putin? No se pidió a los encuestados que eligieran entre una lista de alternativas, sino que formularan sus propias respuestas. La mayoría de ellos (208) habría ordenado el fin de las operaciones militares en Ucrania. Les seguían los que habrían pedido negociaciones de paz inmediatas (145). Pero había casi otros tantos que habrían anexionado el este de Ucrania a Rusia sin negociaciones previas (142), en claro contraste con los primeros, seguidos de cerca por los que habrían subido los sueldos y las pensiones (134), y luego los que habrían dimitido inmediatamente o se habrían pegado un tiro en la cabeza (93). Por último, hay sesenta y cuatro encuestados que habrían restablecido inmediatamente la edad de jubilación a una más baja. Estas respuestas parecen sugerir que el apoyo a la guerra puede no ser tan claro como sugieren las encuestas del Centro Levada y del FOM.

Por supuesto, la investigación de Russian Field no deja claro si quienes apoyan la guerra en sus respuestas lo hacen por convicción o por precaución o miedo. Tampoco está claro si los que se supone que apoyan la guerra por convicción son personas informadas o equivocadas: si pueden presentar argumentos en defensa de su postura, o simplemente se dejan llevar por la palabra de la autoridad porque son negligentes, cínicos o simplemente incapaces de formarse sus propias opiniones sobre cuestiones públicas importantes. Nada de esto queda claro en estas encuestas.

Aunque las cifras sobre el alto nivel de apoyo a la guerra y el hecho de que apenas disminuya en sustancia puedan parecer absurdas, no podemos estar seguros de que se deban principalmente al miedo de los encuestados. Probablemente sea igual de importante el hecho de que los propagandistas en el poder hayan percibido algo que hace que esta guerra sea muy apoyada a los ojos de muchos rusos. Podría ser la eterna nostalgia de los rusos por el imperio, o algún recuerdo doloroso, algún tipo de humillación creída, algún tipo de resentimiento. Al fin y al cabo, estamos hablando de una comunidad a la que se ha persuadido durante muchos años, y al parecer no sin éxito, de que Occidente humilló a Rusia en la década de 1990, la puso de rodillas, pero que ahora, con esta guerra, “les estamos demostrando que volvemos a ser fuertes”. Desde hace años, las autoridades también vienen diciendo que el “Occidente colectivo” intenta destruir Rusia, envidiando sus recursos y dotaciones naturales, de modo que no cabe esperar nada bueno de él (que, de todos modos, está en declive). El persistente apoyo a la guerra demuestra que los años de intenso “moldeamiento” ideológico de la sociedad rusa, el adoctrinamiento que ha vuelto a la mayoría de los rusos contra Occidente y los ucranianos de orientación occidental, ha surtido efecto.

Si uno ha seguido los programas políticos nocturnos de los canales centrales de televisión rusos durante los últimos ocho años, y el incesante vilipendio de los ucranianos, no se sorprenderá de cómo muchas personas tienen miedo de hablar o aceptan las opiniones de las autoridades de forma acrítica. Según una investigación publicada por el Centro Levada en diciembre de 2022, entre quienes se informan principalmente por las noticias de televisión y los programas políticos, el 86% apoyaba, con mayor o menor firmeza, las operaciones militares rusas en Ucrania. La proporción era mucho menor entre los que se informan por diversos canales de Telegram (61%). La proporción de los que apoyan la agresión rusa también difiere significativamente por grupos de edad. La generación más joven, la comprendida entre los 18 y los 24 años, muestra una tasa de apoyo del 59%, aunque también es la más propensa a condenar firmemente la guerra (23%). Por el contrario, la generación de más edad, los mayores de 55 años, están en un 79% a favor de lo que Rusia está haciendo en Ucrania.[46]

Todo esto sugiere que hasta ahora el régimen ha logrado convencer en mayor medida a los ancianos y al sector de la población informado por televisión de que la guerra es por una buena causa: que es una continuación de la Gran Guerra Patria contra el fascismo en Ucrania. El hecho de que sean los más convencidos de ello se debe probablemente a que los eslóganes utilizados por las autoridades durante y antes de la guerra coinciden en muchos aspectos con los clichés ideológicos que escucharon en su juventud, en los últimos años de la Unión Soviética, y que ahora les suenan demasiado familiares. Sin embargo, este mecanismo no explica por qué las generaciones más jóvenes están dispuestas a aceptar la narrativa ofrecida por el régimen. La generación de entre 40 y 54 años está en un 71% a favor de la guerra, frente al 65% de los que tienen entre 25 y 39 años.[47] En otras palabras, el sistema de Putin opera no sólo con recuerdos ideológicos de la era soviética, sino también con algo más que hace que la guerra contra Ucrania parezca comprensible y aceptable, incluso para aquellos que eran niños en el momento de la desintegración de la Unión Soviética y que pasaron su juventud en el periodo de Yeltsin.

Es difícil determinar en este momento cuáles podrían ser los posibles motivos para apoyar la guerra, o la proporción entre conformistas y “creyentes”. Las investigaciones de Russian Field han demostrado que dos tercios de los encuestados estarían dispuestos a apoyar económicamente la guerra, pero cuando se les pregunta cuánto ofrecerían, dos tercios de los encuestados también dicen “nada”. Y cuando se les pregunta si participarían personalmente en la guerra, menos de un tercio dice “sí”, y sólo el 12% dice “definitivamente sí”.[48] Estas respuestas también muestran que muy poca gente considera que la guerra sea asunto suyo. La mayoría preferiría ponerle fin lo más rápidamente posible y mantenerse lo más lejos posible de ella.

Sin embargo, este podría no ser el panorama completo en Rusia. Cabe recordar que la encuesta de Russian Field, realizada en el verano de 2022, entrevistó a más de 27.000 personas, pero sólo produjo 1609 cuestionarios cumplimentados. De hecho, más de 24.000 se negaron a participar, y más de mil cambiaron de opinión mientras rellenaban el cuestionario. Es probable que las tasas de “mayoría silenciosa” sean similares para las otras agencias de sondeos (el Centro Levada, FOM y VCIOM), salvo que no informan de las tasas de no encuestados. En cambio, Russian Field ha realizado 10 encuestas desde el comienzo de la invasión a gran escala, y en cada ocasión ha informado de la proporción de consultados y de los que realmente participaron. Esta cifra no ha superado en ningún caso el diez por ciento. Pero también ha habido ejemplos en los que sólo el 5,3% de las personas a las que se preguntó completaron el cuestionario, lo que en la práctica significa que sólo una de cada 20 personas contactadas estaba dispuesta a participar. En estas circunstancias, con una tasa tan alta de rechazo a participar en la encuesta, es extremadamente difícil hacerse una idea creíble de lo que la sociedad rusa piensa realmente sobre la guerra.[49]

Lo que sí se sabe es cómo justifican la guerra de Rusia contra Ucrania o en qué se basan para tranquilizar sus conciencias quienes la apoyan o simplemente la reconocen. Podemos saberlo gracias a un estudio de dos sociólogas rusas, Svetlana Erpyleva y Veronika Ptitsyna, publicado a mediados de julio.[50] El objetivo de su investigación no era establecer las proporciones entre los distintos tipos de explicaciones, sino recoger y organizar los tipos de explicaciones en sí. En el curso de su trabajo, se encontraron con seis explicaciones distintas, las cuatro primeras de las cuales se hacen eco casi literalmente de las que el régimen ha propagado durante mucho tiempo. Una de ellas es que “Rusia ha estado amenazada por la OTAN, Occidente y su aliado Ucrania (durante mucho tiempo), y los rusos no hacen ahora más que defenderse y demostrar que son una fuerza a tener en cuenta”. Otra explicación, también muy repetida, es que “Ucrania, incitada por Occidente, se preparaba para atacar el Dombás, Crimea e incluso Rusia, y cuando las fuerzas rusas atacaron Ucrania, no hicieron más que adelantarse a los ucranianos”. También hay un buen número de personas que creen que esta guerra se libra porque “el Dombás rusoparlante lleva ocho años viviendo en condiciones de agresión ucraniana y los rusos sólo defienden esta región y a sus habitantes”. Muchos también afirman que la “guerra es contra los fascistas/nazis y el Estado (ucraniano) fascista/nazi”. Otros explican su apoyo a la guerra en términos de su lealtad a Rusia, diciendo que “sean cuales sean las causas y consecuencias de la guerra, debemos estar con nuestro país en tiempos de guerra”. Y bastantes argumentan también, como para desviar la responsabilidad, que “la guerra tuvo obviamente sus causas, aunque sean incomprensibles para la gente corriente, pero el presidente y la élite política son conscientes de ellas”.

Estos tipos recurrentes de explicaciones demuestran más que ninguna otra cosa que el trabajo ideológico que se viene realizando desde hace años, incluida la transformación de la memoria histórica, no ha sido en vano. La mayoría de los rusos, si hemos de creer los resultados de las encuestas de opinión, dan crédito a todo lo que el régimen quiere que crean.





Notas:
[1] “Путин назвал истинных виновников второй мировой войны” [Putin nombró a los verdaderos culpables de la Segunda Guerra Mundial], Rossiyskaya Gazeta, 20 de diciembre de 2019, https://rg.ru/2019/12/20/reg-szfo/putin-nazval-istinnyh-vinovnikov-vtoroj-mirovoj-vojny.html.
[2] Vladímir Putin, “75 лет великой победы: общая ответственность перед историей и будущим” [75 años de la gran victoria: Una responsabilidad compartida ante la historia y el futuro], Presidente Rossii, 29 de junio de 2020, http://kremlin.ru/events/president/news/63527. El estudio también está publicado en inglés: Vladimir Putin, “The Real Lessons of the 75th Anniversary of World War II” [Las verdaderas lecciones del 75º aniversario de la Segunda Guerra Mundial], The National Interest (The Center for the National Interest, 18 de junio de 2020), https://nationalinterest.org/feature/vladimir-putin-real-lessons-75th-anniversary-world-war-ii-162982.
[3] Vladimir Putin, “Быть открытыми, несмотря на прошлое” [Seamos francos, a pesar del pasado], Presidente Rossii, 30 de junio de 2021, http://kremlin.ru/events/president/news/65899.
[4] Vladimir Putin, “Об историческом единстве русских и украинцев” [Sobre la unidad histórica de rusos y ucranianos], Presidente Rossii, 19 de julio de 2021, http://kremlin.ru/events/president/news/66181.
[5] “Путин заявил, что на долю России выпало “возвращать и укреплять земли”“. [Putin declaró que a Rusia le toca devolver y fortalecer la tierra], RBK, 9 de junio de 2022, https://www.rbc.ru/politics/09/06/2022/62a1fef99a79478be49a944d.
[6] “Европарламент выполнил политический заказ Польши” [El Parlamento Europeo ha realizado una tarea política para Polonia], Rossiyskaya Gazeta, 22 de septiembre de 2019, https://rg.ru/2019/09/22/evroparlament-vypolnil-politicheskij-zakaz-polshi.html.
[7] “Путин Назвал Истинных Виновников Второй Мировой Войны”.
[8] Véase N. L. Pobol y P. M. Polyan, Сталинские депортации: 1928-1953 [Las deportaciones de Stalin: 1928-1953] ( Mezhdunarodnyy fond“Demokratiya”, 2005), 791.
[9] Putin, “75 Лет Великой Победы”.
[10] “Инструкция народному комиссару обороны СССР К. Е. Ворошилову, 7 августа 1939 г.” [Instrucciones al Comisario del Pueblo para la Defensa de la URSS K. Ye. Voroshilov, 7 de agosto de 1939], en Документы внешней политики СССР [Documentos de política exterior de la URSS], vol. 22, bk. 1 (Moscú: Mezhdunarodnye otnosheniya, 1992], 584. 
[11] Sobre la visita de Molotov a Berlín en 1940, véase “Директивы И.В.Сталина В.М.Молотову перед поездкой в Берлинв ноябре 1940 г.”. [Directivas de I.V. Stalin a V.M. Molotov antes de su viaje a Berlín en noviembre de 1940], Novaya i noveyshaya istoriya, no. 4 (1995). 
[12] Boris L. Khavkin, “К истории публикаций советско-германских секретных документов (1939-1941)”. [Sobre la historia de lapublicación de los documentos secretos soviético-alemanes (1939-1941)], en Великая Отечественная война: происхождение, основные события, исход [La gran guerra patria: origen, principales acontecimientos, desenlace] (Moscú: Universidad MGIMO, 2010), 236.
[13] “Заседание Российского организационного комитета “Победа”“ [Reunión del comité organizador ruso Victoria], Presidente Rossii, 12 dediciembre de 2019, http://kremlin.ru/events/president/news/62293.
[14] “Постановление Съезда Народных Депутатов СССР “О Политической и Правовой Оценке Советско-Германского Договора о Ненападении От 23-Го Августа 1939 г.”“ [Decreto del Congreso de los Diputados del Pueblo de la URSS “Sobre la evaluación política y jurídica del Tratado de no agresión soviético-alemán del 23 de agosto de 1939”] en Второй съезд народных депутатов СССР, 12-24 декабря, 1989 г. [Segundo Congreso de los Diputados del Pueblo, 12-24 de diciembre de 1989], vol. 4 (Moscú: Izdanie verkhovnogo soveta SSSR, 1990), 256-79, 378-81.
[15] “Сергей Иванов предложил гордиться пактом Молотова-Риббентропа”, [Serguéi Ivanov sugirió sentirse orgulloso del pacto Molotov-Ribbentrop], RBK, 16 de septiembre de 2019, https://www.rbc.ru/rbcfreenews/5d7f90b49a79475cbfb95e55.
[16] ““Система коллективной безопасности рушится не “под собственным весом”“ [El sistema de seguridad colectiva no se derrumba por su propio peso], Izvestiya, 2 de septiembre de 2019, https://iz.ru/915277/izvestiia/sistema-kollektivnoi-bezopasnosti-rushitsia-ne-pod-sobstvennym-vesom.
[17] “Немые свидетели: в Москве открылась выставка о начале войны” [Testigos silenciosos: se ha inaugurado en Moscú una exposición sobre el inicio de la guerra], RIA Novosti, 20190820T1912, https://ria.ru/20190820/1557709491.html.
[18] Vladímir Medinskiy, “Дипломатический триумф СССР” [El triunfo diplomático de la URSS], RIA Novosti, 23 de agosto de 2019, https://ria.ru/20190823/1557826932.html.
[19] Putin, “Об историческом единстве русских и украинцев”.
[20] “Самые выдающиеся личности в истории” [Las figuras más importantes de la historia], Levada Center, 21 de junio de 2021, https://www.levada.ru/2021/06/21/samye-vydayushhiesya-lichnosti-v-istorii/.
[21] “Самые выдающиеся личности в истории.”
[22] “В марте этого года исполняется 50 лет со дня смерти Сталина. Как Вы считаете, какую роль сыграл Сталин в жизни нашей страны?”. [En marzo de este año se cumplirán 50 años de la muerte de Stalin. ¿Qué papel cree que desempeñó en la vida de nuestro país?], Levada Center, 3 de marzo de 2003, https://www.levada.ru/2003/03/03/v-marte-etogo-goda-ispolnyaetsya-50-let-so-dnya-smerti-stalina-kak-vy-schitaete-kakuyu-rol-sygral-stalin-v-zhizni-nashej-strany/.
[23] “Уровень одобрения Сталина россиянами побил исторический рекорд” [El nivel de aprobación de Stalin entre los rusos ha batido un récord histórico], Levada Center, 16 de abril de 2019, https://www.levada.ru/2019/04/16/uroven-odobreniya-stalina-rossiyanami-pobil-istoricheskij-rekord/.
[24] “Уровень одобрения Сталина россиянами побил исторический рекорд.”
[25] “Послание Президента Российской Федерации от 01.12.2016 г. б/н” [Mensaje del Presidente de la Federación Rusa del 1 de diciembre de 2016], Presidente Rossii, 30 de enero de 2023, http://kremlin.ru/acts/bank/41550.
[26] “Володин рассказал, какой должна быть память о событиях 1917 года” [Volodin informa de lo que debe recordarse en relación con los acontecimientos de 1917], RIA Novosti, 11 de enero de 2017, https://ria.ru/20170111/1485467637.html.
[27] “Стратегия Государственной Культурной Политики На Период До 2030 Года” [Estrategia para la política cultural estatal hasta 2030], 2016, http://static.government.ru/media/files/AsA9RAyYVAJnoBuKgH0qEJA9IxP7f2xm.pdf.
[28] “Доктрина Информационной Безопасности Российской Федерации” [Doctrina de seguridad de la información de la Federación Rusa], Rossiyskaya Gazeta, consultado el 7 de febrero de 2023, https://rg.ru/documents/2016/12/06/doktrina-infobezobasnost-site-dok.html.
[29] “Концепция Внешней Политики Российской Федерации”, [Concepto de política exterior de la Federación Rusa], Rossiyskaya Gazeta, consultado el 7 de febrero de 2023, https://rg.ru/documents/2008/05/26/koncepciya-dok.
[30] “Указ Президента Российской Федерации от 15 мая 2009 №549 О Комиссии при Президенте Российской Федерации по противодействию попыткам фальсификации истории в ущерб ннтересам России” [Decreto del Presidente de la Federación Rusa No. 549 de15 de mayo de 2009 sobre la comisión que informa al Presidente de la Federación Rusa para contrarrestar los intentos de falsificar la historia endetrimento de los intereses de Rusia], http://special.kremlin.ru/acts/bank/29288.
[31] “Указ Президента Российской Федерации от 30.07.2021 № 442 О Межведомственной комиссии по историческому просвещению” [Decreto del Presidente de la Federación Rusa No. 442, de 30 de julio de 2021, sobre la comisión interdepartamental de educación histórica], http://publication.pravo.gov.ru/Document/View/0001202107300042?index=0&rangeSize=1.
[32] Anna Shukhina, “Отремонтированный памятник Дзержинскому открыли в Симферополе” [El renovado monumento a Dzerzhinskiy ha abierto sus puertas en Simferopol], Izvestiya, 13 de septiembre de 2021, https://iz.ru/1221058/2021-09-13/otremontirovannyi-pamiatnik-dzerzhinskomu-otkryli-v-simferopole.
[33] “Москвичи о памятнике Дзержинскому” [Los moscovitas en relación con el monumento a Dzerzhinskiy], Levada Center, 19 de mayo de 2021, https://www.levada.ru/2021/05/19/moskvichi-o-pamyatnike-dzerzhinskomu/.
[34] “Самые выдающиеся личности в истории.”
[35] “Конфликт с Украиной” [El conflicto con Ucrania], Levada Center, 31 de marzo de 2022, https://www.levada.ru/2022/03/31/konflikt-s-ukrainoj/.
[36] “Конфликт с Украиной: июль 2022 года”, [El conflicto con Ucrania: julio de 2022], Levada Center, 1 de agosto de 2022, https://www.levada.ru/2022/08/01/konflikt-s-ukrainoj-iyul-2022-goda/.
[37] “Конфликт с Украиной: оценки декабря 2022 года” [El conflicto con Ucrania: evaluación en diciembre de 2022], Levada Center, 23 de diciembre de 2022, https://www.levada.ru/2022/12/23/konflikt-s-ukrainoj-otsenki-dekabrya-2022-goda/.
[38] “Одобрение институтов, положение дел в стране, доверие политикам” [Aprobación de las instituciones, estado de cosas en el país y confianza en los políticos], Levada Center, 2 de diciembre de 2021, https://www.levada.ru/2021/12/02/odobrenie-institutov-polozhenie-del-v-strane-doverie-politikam-i-elektoralnye-rejtingi-partij-2/.
[39] “Одобрение институтов, положение дел в стране, доверие политикам”.
[40] “Доверие политикам, одобрение институтов и положение дел в стране” [Confianza en los políticos, aprobación de las instituciones y estado de cosas en el país], Levada Center, 2 de julio de 2021, https://www.levada.ru/2021/07/02/doverie-politikam-odobrenie-institutov-i-polozhenie-del-v-strane-3/.
[41] “Одобрение институтов и рейтинги политиков”, Levada Center, 22 de diciembre de 2022, https://www.levada.ru/2022/12/22/odobrenie-institutov-i-rejtingi-politikov-2/.
[42] “Настроение окружающих” [El estado de ánimo de quienes nos rodean], s.f., https://media.fom.ru/fom-bd/d292022.pdf.
[43] Kirill Rogov, “Широкий фронт неадекватности. Социальные настроения лета 2022 года” [Un amplio frente de insuficiencia. Estados de ánimo sociales en el verano de 2022], Re: Rusia, 8 de mayo de 2022, https://re-russia.net/analytics/015/.
[44] “Одобрение институтов и рейтинги политиков.”
[45] “Военная Операция” На Украине: Отношение Россиян. Восьмая Волна (28-31 Июля)”. [La operación militar en Ucrania. La actitud de los rusos. Octava oleada (28-31 de julio), Campo ruso, 2022 de julio, https://russianfield.com/nuzhenmir.
[46] “Конфликт с Украиной”, 23 de diciembre de 2022.
[47] “Конфликт с Украиной.”
[48] “Военная Операция” На Украине.”
[49] “Специальная Военная Операция” в Украине: Отношение Россиян. 10 Волна (29 Ноября – 5 Декабря)” [La operación militar especial en Ucrania. La actitud de los rusos. 10ª oleada (29 de noviembre – 5 de diciembre)], Campo Ruso, 2022 de diciembre, https://russianfield.com/yubiley.
[50] Svetalana Erpyleva y Veronika Ptitsyna, ““Возможно, Он Дед, Который Не Выпил Таблетки”: Шесть Аргументов Оправдания Войны вРассуждениях Россиян” [Quizá sea un abuelo que no toma su medicación: Seis argumentos que justifican la guerra según el razonamiento ruso], 15 de julio de 2022, https://re-russia.net/expertise/011/.





historia-de-la-transexualidad-las-raices-de-la-revolucion-actual

Historia de la transexualidad: las raíces de la revolución actual 

Por Susan Stryker

“Romper la unidad forzada de sexo y género, aumentando al mismo tiempo el alcance de las vidas habitables, tiene que ser un objetivo central del feminismo y de otras formas de activismo por la justicia social”.



Print Friendly, PDF & Email
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.