Paul Guzzo: “Un mensaje de texto afirma que el Club Italiano de Tampa destruyó un cementerio negro y cubano”

¿Quién borró el cementerio de College Hill y sus más de 1200 tumbas de antiguos residentes negros y cubanos?

La respuesta podría estar en un mensaje de texto de un empleado municipal jubilado a un amigo.

En algún momento después de 1941, el cementerio desapareció.

Según los registros de la propiedad, estaba situado en el terreno que hoy es un aparcamiento del Cementerio del Club Italiano.

Hace unas semanas, alguien compartió un mensaje de texto con Gwen Henderson, miembro del Consejo Municipal de Tampa, cuyo Distrito 5 incluye los terrenos del cementerio de Tampa Este, en el 2520 E. 24th Ave. Con permiso y la promesa de que no nombraría al amigo o empleado jubilado, Henderson lo compartió con el Tampa Bay Times.

Según el mensaje, el Club Italiano destruyó a sabiendas el cementerio de College Hill, y uno de sus dirigentes se jactaba de ello.

Henderson dijo que confía en la fuente de la información.

“Creo que hizo falta mucho valor”, dijo. “La persona que recuerda este texto está enferma y muy disgustada”.

El vicepresidente del Club Italiano, Don Bodie, dijo que era difícil responder a una fuente anónima que no aportaba pruebas. “De ninguna manera moveríamos lápidas”, dijo por correo electrónico. “De hecho, tenemos la responsabilidad opuesta del cuidado perpetuo. … ¿Es posible que esta persona se esté refiriendo a un terreno cercano, propiedad de la ciudad que ésta excavó?”.

Ese terreno propiedad de la ciudad sería un estanque de retención vecino.

Pero los registros locales y federales muestran un cementerio en el terreno que luego se convirtió en el aparcamiento del Cementerio del Club Italiano. Nada indica que hubiera un cementerio en la propiedad vecina.

El Times identificó por primera vez esa propiedad del aparcamiento como el posible emplazamiento del cementerio de College Hill en 2019 y escribió un reportaje más detallado en 2021. En febrero de 2023, el Times asistió al paso de un radar de penetración terrestre por la propiedad. El radar podría indicar si las tumbas están allí o han sido trasladadas, pero el club no ha hecho ningún comentario sobre los hallazgos ni al Times ni a la ciudad.

“Esta novedad es bastante repugnante y me disgusta”, dijo Angela Alderman Wynn, cuyo tío abuelo fue enterrado en el cementerio de College Hill. “El Club Italiano ha seguido evitando cualquier detalle sobre los restos de mi tío abuelo y los 1200 que había junto a él”.



El mensaje de texto

En una copia impresa del mensaje de texto (con los nombres recortados por Henderson) se lee: Siempre que pienso en historias horribles de cementerios me viene a la cabeza (NOMBRE ELIMINADO) diciendo: “Sí, cuando estábamos acondicionando la entrada/zona de aparcamiento en el cementerio del Club Italiano, había lápidas (de cuando era un cementerio negro) volando por todas partes, creo que tengo un par de ellas en la trastienda, y le dije a (NOMBRE ELIMINADO), nuestro becario que estaba conmigo en aquel momento, que esa información se queda con nosotros”.




El empleado municipal jubilado envió el mensaje el 18 de julio de 2021, según Henderson.

Cinco días antes de esa fecha, el Times publicó una noticia sobre un marcador informativo para indicar la ubicación del cementerio de College Hill.

Henderson dijo que le habían dicho que el texto recordaba las palabras pronunciadas por un dirigente del Club Italiano a finales de la década de 1990 o principios de la de 2000, cuando el club social de Ybor City estaba trabajando con la ciudad para que el Cementerio del Club Italiano, de 5 acres de extensión, se incluyera en la lista de monumentos históricos. Los archivos de noticias dicen que ese trabajo se realizó en 2000, pero el cementerio nunca recibió ese estatus local.

De ser cierto, este incidente constituiría un delito grave de tercer grado en Florida. También podría redefinir el Cementerio del Club Italiano, que se ha destacado como símbolo de inclusión porque contiene enterramientos de dos destacadas familias negras —los Armwood y los Holloman— junto a italianos.

El Club Italiano ha mantenido que los Armwood les vendieron la propiedad del cementerio, pero los registros de la propiedad dicen lo contrario.



La historia

El cementerio College Hill de un acre, también conocido como cementerio Cottage Hill, se fundó en 1889, cinco años antes de que se fundara el Club Italiano. La sección negra del cementerio College Hill fue creada por el “Nickle Club de Tampa para la gente de color”, según los registros de propiedad.

En los registros de defunciones de Armwood y Holloman de aquella época figura el cementerio de College Hill y no se menciona al Club Italiano.

En 1908, el Club Italiano empezó a reunir los terrenos de su cementerio comprando partes de ellos al menos a otros tres propietarios durante décadas, según los registros de propiedad. Ninguno de esos propietarios era el matrimonio Armwood.

A mediados de la década de 1920, Tampa se expandió por el barrio de College Hill y cobró impuestos de mejora a los propietarios. A los que no podían pagar se les quitaban y vendían sus tierras. Los historiadores creen que el cementerio de College Hill era una de esas propiedades.



Se cree que el cementerio perdido de College Hill se encuentra bajo un terreno vacío que forma parte del cementerio del Club Italiano. [ Times (2019) ]

Un informe federal de 1941 dice que el cementerio de College Hill seguía allí. Durante los nueve años siguientes, el terreno fue propiedad de varios individuos, entre ellos el futuro alcalde de Tampa, Nick Nuccio, y luego Joseph Puglisi, que lo vendió al Club Italiano en 1950.

Las fotografías aéreas muestran que en 1968 ya se habían eliminado los árboles del terreno del cementerio de College Hill. Se construyó un mausoleo y la entrada se añadió en la década de 1970.

En diciembre de 2020, un confidente dijo al Times que los cadáveres se trasladaron al terreno que más tarde se convertiría en el estanque de retención, propiedad de la ciudad, vecino al cementerio de College Hill. Luego, en mayo de 2021, dos hermanos contaron al Times que habían encontrado una fosa común tras meterse en ese estanque de retención cuando se estaba excavando en la década de 1970.

“En realidad, el Club Italiano tiene las respuestas”, dijo Henderson. “Pero si lo dicen en voz alta y lo admiten, eso significa que tienen que hacer algo al respecto y ahí radica el privilegio y el egoísmo del asunto”.



Este mapa muestra cómo se dividió la propiedad que ahora es el Cementerio del Club Italiano a principios del siglo XX. La zona que ahora es el aparcamiento del Cementerio del Club Italiano estaba destinada a enterramientos de negros y cubanos. Tres funerarias distintas poseían entonces los terrenos vecinos del cementerio. La sección etiquetada como “cementerio” era para enterramientos sicilianos. El Cementerio Centro Español para enterramientos españoles sigue allí. [ Cortesía de la Biblioteca de Colecciones Especiales de la Universidad del Sur de Florida ]

Las redacciones

Henderson redactó el nombre para proteger aún más la identidad del empleado municipal jubilado. Pero, ¿por qué eliminar el nombre de la persona que supuestamente pronunció las palabras?

“No sé quién es”, dijo Henderson. “Tengo la sensación de que esa persona es muy popular y muy poderosa. No sé si está viva o muerta”.

Henderson pide ahora a quienes tengan conocimiento del presunto incidente que aporten más información. Y, si el Club Italiano dice que lo hicieron, ella les perdonará.

“Eso es lo que la Biblia nos dice que hagamos”, dijo Henderson. “Realmente no puedes elegir. Históricamente, por el mero hecho de haber nacido de ascendencia africana, gran parte de nuestra historia me exige dar vueltas constantemente a mis pensamientos y ser indulgente.”



Paul Guzzo es un periodista cultural que cubre sucesos destacados en Florida, desde la lucha libre profesional hasta la industria cinematográfica.

* Artículo original: “Text message claims Tampa’s Italian Club destroyed Black, Cuban cemetery”. Traducción: ‘Hypermedia Magazine’.





carta-abierta-de-herta-muller

Carta abierta de Herta Müller

Por Herta Müller

“Hay un horror arcaico en esta sed de sangre que ya no creía posible en estos tiempos. Esta masacre tiene el patrón de la aniquilación mediante pogromos, un patrón que los judíos conocen desde hace siglos”.



Print Friendly, PDF & Email
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.