Seth Cropsey: “La guerra entre Israel e Irán es inevitable”

Israel se enfrenta a una elección estratégica respecto a Irán: guerra ahora o guerra después. Las condiciones políticas para la guerra ahora son malas. Las condiciones estratégicas posteriores sólo empeorarán. 

El objetivo de Irán es destruir a Israel como Estado exclusivamente judío mediante una estrategia de desgaste. Los mulás esperan atar a Israel en una serie de conflictos y presionarlo desde múltiples ángulos mientras utilizan la diplomacia y la manipulación de los medios de comunicación para prolongar el conflicto. Teherán comprende la potencia del ejército israelí, que se ha adaptado bien a las difíciles condiciones de combate urbano y subterráneo en Gaza. Las Fuerzas de Defensa de Israel cuentan con formidables unidades aéreas, de artillería y blindadas que, si se desataran en el norte, amenazarían la existencia de Hezbolá, el apoderado más capaz de Irán. La estrategia de disuasión iraní combina la presión sobre Estados Unidos con la amenaza de ataques a gran escala con cohetes y misiles contra infraestructuras israelíes críticas.

Hamás es el elemento más evidente de la estrategia iraní. Irán quiere que la organización terrorista no sólo mantenga el control de Gaza, sino que se catapulte al control del movimiento palestino. La mejor manera de conseguirlo es obligar a los israelíes a aceptar un “acuerdo de paz” cosméticamente atractivo en el que participen los Estados árabes y que permita a Hamás integrarse en la Autoridad Palestina y cooptar a su necrótico rival, Fatah. Cisjordania podría convertirse entonces en otro eje de presión sobre Israel.

La única forma que tiene Israel de impedirlo es mediante una ocupación de facto de Gaza. Israel debe demostrar a los gazatíes que, sea cual sea la autoridad formal que gobierne el territorio, las FDI no permitirán el regreso de Hamás o de una organización terrorista similar. Como en todos los regímenes totalitarios, Hamás ha creado incentivos abrumadores para la cooperación y ha matado a toda posible oposición. Sólo demostrando poder de resistencia podrán las FDI romper este ciclo y fomentar una estructura política alternativa.

Irán lo comprende y ha activado una red de simpatizantes islamistas mundiales para aumentar la presión pública sobre Israel. El objetivo es conseguir que los políticos occidentales respalden un alto el fuego que permita alcanzar los objetivos iraníes. Al ralentizar el conflicto y separar a Israel de Estados Unidos y sus aliados, Irán pretende convertir a Israel en un paria internacional. En los sueños más descabellados de los mulás, la migración vaciaría Israel, preparando el escenario para su conversión de un Estado judío en un Estado árabe islámico. 

Desde mediados de la década de 2000, la política de Israel respecto a Irán ha sido de confrontación diferida. Israel construyó el sistema de defensa aérea Cúpula de Hierro para destruir las salvas de cohetes y morteros de baja tecnología procedentes de Cisjordania, Gaza y Líbano, mitigando la necesidad de operaciones terrestres en todas las circunstancias, salvo en las peores. A lo largo de la década de 2010, Israel ejecutó una persistente campaña aérea en Líbano, Siria e Irak para interceptar las líneas de suministro iraníes. Israel también llevó a cabo ciberataques, sabotajes y asesinatos en Irán para obstaculizar las ambiciones nucleares de Teherán. Nada funcionó para eliminar la amenaza, pero la estrategia ganó tiempo y estableció un equilibrio de fuerzas que desalentó la acción agresiva. Este equilibrio se rompió el 7 de octubre. La única forma de restablecerlo es eliminando una de las amenazas de Irán. El candidato obvio es Hezbolá.

Manipulando a Estados Unidos para que frene a Israel, Irán espera mantener congelado a Israel y erosionar lentamente su voluntad. En algún momento de los próximos meses, Irán espera un alto el fuego que le permita capturar Cisjordania y amenazar la existencia de Israel.

Israel no es la primera potencia que se enfrenta a la desagradable disyuntiva de socavar una relación de alianza o actuar con decisión contra una amenaza. Francia tuvo un dilema similar en la década de 1930. De 1935 a 1940, Francia se resistió a actuar en solitario contra la Alemania nazi a pesar de que tuvo varias oportunidades de hacerlo con posibilidades razonables de éxito. La clase política francesa asumió que cuando llegara la guerra con Alemania, Francia lucharía junto a Gran Bretaña en una Entente Cordiale resucitada. Francia acabó enfrentándose a la amenaza alemana en 1940 en su formato estratégico preferido. París cayó a pesar de todo.

La situación de Israel es notablemente similar. El Estado judío es pequeño y vulnerable. Al carecer de fuerzas navales para proteger su profundidad marítima, Israel necesita reabastecimiento militar estadounidense y depende de Estados Unidos para disuadir otras intervenciones de grandes potencias. Sin embargo, esto se ha convertido en una camisa de fuerza estratégica, en parte debido a la deficiente comunicación israelí, pero principalmente a causa de la irracionalidad estratégica estadounidense. El resultado es una suposición cada vez mayor de que la guerra en Líbano puede aplazarse hasta el año próximo, una vez que el presidente de Estados Unidos esté libre de presiones políticas, e idealmente con una administración más amistosa en la Casa Blanca.

Sin embargo, Israel no tiene otro año. Cuanto más espere para actuar contra Hezbolá, más probable será una ruptura real con Estados Unidos. La movilización constante está erosionando la moral militar y económica de Israel. Debería haber una acción rápida en el norte, con o sin la aprobación estadounidense. Debería adoptar la forma de una campaña aérea a gran escala que golpee los nodos de mando iraníes y a los aliados iraníes en Siria y Líbano. Las condiciones estratégicas no son ideales, pero esperar no las mejorará. 



Seth Cropsey es presidente del Instituto Yorktown. Sirvió como oficial naval y como subsecretario adjunto de la Marina y es autor de “Mayday” y “Seablindness”.

* Artículo original: “War Between Israel and Iran Is Inevitable”. Traducción: ‘Hypermedia Magazine’.




historia-de-la-transexualidad-las-raices-de-la-revolucion-actual

Historia de la transexualidad: las raíces de la revolución actual 

Por Susan Stryker

“Romper la unidad forzada de sexo y género, aumentando al mismo tiempo el alcance de las vidas habitables, tiene que ser un objetivo central del feminismo y de otras formas de activismo por la justicia social”.



Print Friendly, PDF & Email
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.