Kejal Vyas: “Un jubilado desconocido desafía al hombre fuerte de Venezuela y lidera las encuestas”

Hace unos meses, la vida de Edmundo González en su jubilación consistía en conferencias académicas, visitar a viejos amigos y jugar con los nietos en su rascacielos de Caracas.

Pocos le conocían en Venezuela.

Ahora, este hombre de 74 años y voz suave es el candidato presidencial de la oposición en las elecciones del 28 de julio y, según los analistas, podría ser la última esperanza para la democracia en un país gobernado durante 11 años por el hombre fuerte al que desafía, el presidente Nicolás Maduro.

González nunca se ha presentado a unas elecciones, pero las encuestas dan al ex diplomático de carrera una ventaja de 20 puntos sobre Maduro, que busca un tercer mandato de seis años. Las mismas encuestas muestran que Maduro es ampliamente vilipendiado por llevar a la nación rica en petróleo a la ruina y hacer que una cuarta parte de la población —unos ocho millones de personas— huya del país.

“Nunca había hecho política partidista ni había participado en una elección popular”, dijo González en una entrevista con The Wall Street Journal. “Todo esto es completamente nuevo para mí”.

La normalmente díscola oposición venezolana se unió en torno a González como tercera opción después de que María Corina Machado, una carismática política proempresarial que obtuvo el 90% de los votos en unas primarias el año pasado, fuera vetada por el régimen para presentarse. Lo mismo ocurrió con su sustituto.

El gobierno nunca explicó por qué dejó presentarse a González. Su rostro aparece ahora en la papeleta como candidato de tres partidos de la oposición, apiñado entre 13 casillas con imágenes de Maduro y un puñado de otros candidatos con escaso apoyo en las encuestas.

En la papeleta, la cara de Maduro aparece 13 veces mientras que González aparece tres veces, junto a ese puñado de otros candidatos con poco apoyo.

Pero la ventaja de González puede no ser suficiente cuando el voto en Venezuela no es ni libre ni democrático, dicen diplomáticos occidentales y grupos de derechos humanos. El gobierno de Maduro ha sido acusado de encarcelar arbitrariamente a disidentes, amañar elecciones y coaccionar a votantes desesperados con limosnas de alimentos.

Apenas el 1% de los 4,5 millones de venezolanos en edad de votar exiliados en el extranjero, que constituyen casi una cuarta parte del electorado nacional, podrán votar, según informó el grupo de la sociedad civil AlertaVenezuela en un informe. La Unión Europea, que debía encabezar el mayor equipo de observación electoral, fue desinvitada por Caracas hasta que el bloque levante todas las sanciones contra el gobierno de Maduro. Se permitirán equipos de observación más pequeños de las Naciones Unidas y del Centro Carter, con sede en Estados Unidos. Maduro controla el Consejo Nacional Electoral, los tribunales y las fuerzas armadas.

Aun así, alrededor de dos tercios de los votantes planean participar en las elecciones, según una encuesta reciente realizada por ClearPath Strategies y Consultores 21, que da a González y Maduro un apoyo del 56% y 35%, respectivamente.

“Nos dirigimos hacia una situación sin precedentes en la que estamos viendo una alta participación, a pesar de un gobierno que ha establecido una de las peores condiciones para las elecciones”, dijo Guillermo Bolinaga, venezolano de la consultora de riesgo político Opportunitas Advisors en Florida.

Las elecciones se celebran después de los esfuerzos de Estados Unidos y sus aliados europeos para convencer a Maduro de que celebre una votación justa a cambio de aliviar algunas de las sanciones económicas de Washington contra Caracas. El gobierno de Maduro firmó un acuerdo en Barbados en octubre con la oposición respaldada por Estados Unidos, comprometiéndose a celebrar una votación democrática. Pero más tarde rompió el acuerdo, quejándose de que Estados Unidos no había ayudado a Venezuela a recuperar el acceso a las cuentas en el extranjero congeladas por las sanciones financieras.

“Tenemos claro que el cambio democrático no será fácil y requiere un compromiso serio”, dijo una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, que dirigió las negociaciones con los enviados de Maduro.

Como parte de la campaña, funcionarios del régimen aparecen a diario en la televisión y la radio estatal para asegurar al público que Maduro ganará. Sus propias encuestas le dan una cómoda ventaja, dicen. Mientras tanto, en las redes sociales, Maduro aparece tranquilo y al mando en videos cuidadosamente editados que lo capturan paseando sobre dunas de arena y bailando salsa con su esposa.

En sus discursos, Maduro dice que sólo él puede mantener el orden. Culpa en gran medida a las sanciones de Estados Unidos de los problemas de Venezuela y reprocha a la oposición que las apoye. El declive económico ha despojado al partido socialista de Maduro de la mayoría que una vez tuvo en las zonas rurales y en las barriadas urbanas. Pero aún cuenta con los votos de los leales, algunos impulsados por las dádivas del gobierno y otros por la convicción de que su movimiento de izquierda sólo puede alcanzar sus objetivos si permanecen en el poder a cualquier precio, dijo el International Crisis Group en un informe.

“¿Vamos a permitir que ese viejo decrépito, que representa el capitalismo salvaje, llegue al poder?”. preguntó Maduro a sus partidarios en un mitin el fin de semana, donde llamó fascistas a sus rivales que buscan iniciar una guerra civil. Sus seguidores gritaron no.

En los últimos días, los ayudantes de Maduro aplaudieron a los trabajadores de la aerolínea del Estado por reprender a González con insultos mientras tomaba un vuelo y luego publicaron vídeos del incidente en las redes sociales.

En un esfuerzo por presentar una imagen más suave, Maduro hace ahora campaña como cristiano. En abril, invitó a un predicador evangélico de Kenia a dar servicios con supuestas curaciones milagrosas, que fueron retransmitidos por la televisión nacional. En otro servicio religioso reciente, Maduro pidió perdón a Dios por los pecados que él y sus lugartenientes habían cometido.

“Como presidente de la República, voluntariamente entrego esta nación a Cristo”, dijo el fornido y bigotudo líder en el palacio presidencial con un grupo de pastores cristianos.

Los problemas de la cúpula pueden dificultar la salida de Maduro, dicen los analistas políticos. Él y su círculo más cercano se enfrentan a investigaciones penales internacionales por corrupción y abusos de derechos, incluyendo una acusación de Estados Unidos por narcoterrorismo. La Corte Penal Internacional de La Haya está investigando presuntos crímenes contra la humanidad, incluyendo la tortura y el asesinato de detractores políticos.

“El costo político de renunciar al poder es su propia vida”, dijo Andrés Izarra, un ex funcionario del gobierno que rompió filas con Maduro y está exiliado en Alemania. “No es una exageración, ese es el riesgo para toda esa mafia”.

Rafael Guzmán, ex legislador y asesor de un importante partido opositor, dijo que los rivales de Maduro necesitan ofrecer garantías creíbles de seguridad y una posible amnistía a algunos funcionarios del régimen para que abandonen el poder.

“Si no hay negociaciones, no hay transición”, dijo Guzmán.

En la entrevista, González declinó hablar de la amnistía o de las acusaciones penales internacionales contra Maduro. Pero dijo que su campaña promueve la reconciliación nacional.

“Podríamos tener una situación aquí donde la magnitud de nuestra victoria sea tan amplia que el gobierno entienda que tenemos una nueva realidad en el país”, dijo González.

El próximo mandato presidencial no comienza hasta enero, cinco meses después de las elecciones. “Vamos a tener que sentarnos con ellos y ver cómo responde el Gobierno”, dijo.

David Smilde, profesor de la Universidad de Tulane que hace un seguimiento de la política venezolana, dijo que las declaraciones mesuradas de González y su imagen amistosa son un cambio con respecto al liderazgo de línea dura de la oposición en el pasado, ya que busca calmar a las figuras del régimen que temen represalias si pierden el poder.

“La clave para entender a Edmundo es que la suya no fue una candidatura intencionada. Es un matrimonio de conveniencia”, dijo Smilde. “No formaba parte de una estrategia consciente, pero en realidad ha funcionado precisamente de una forma de policía bueno y policía malo que creo que es bastante positiva”.

González afirma que quiere dirigir el país en una dirección radicalmente distinta, restaurando las instituciones del Estado y recuperando la confianza de los inversores para poner en marcha la economía, incluido el vital sector petrolero del país. La creación de empleo, afirma, es esencial para frenar la salida de inmigrantes y traer de vuelta a casa a algunos de los que se marcharon durante el gobierno de Maduro.

González, que fue embajador en Argelia y luego en Argentina, dejó el gobierno en 2002, cuando gobernaba Hugo Chávez, predecesor y mentor de Maduro. Desde entonces ha trabajado en centros de estudios de política exterior, y hace una década pasó brevemente por la oposición como enlace internacional.

González, a menudo vestido de traje y corbata en un país donde los políticos suelen preferir el chándal, ha mantenido un comportamiento diplomático desde que saltó a la palestra.

No insulta directamente a las figuras del régimen. Se refiere a Maduro como presidente, un cambio radical con respecto a los líderes de la oposición que lo llaman ilegítimo por supuestamente amañar su reelección en 2018.

Y González no ha hecho mucha campaña. De hecho, es Machado quien ha estado en una gira relámpago, viajando a remotos pueblos mineros y ciudades destartaladas que carecen de electricidad o agua corriente para instar a los votantes a apoyar a González.

“Vamos a decretar el fin del socialismo. Nunca más”, dijo Machado recientemente en un mitin en el oeste de Venezuela. Machado, una de las más acérrimas opositoras al régimen, aboga desde hace tiempo por acabar con el sistema socialista mediante la privatización de las empresas del Estado y la eliminación de un osificado sistema de bienestar social.

Los servicios de inteligencia del gobierno han estado detrás de su caravana de campaña todo el tiempo, parando coches en los controles, multando a los vendedores ambulantes que sirven comida a los activistas y cerrando los hoteles donde se alojan. Cerca de 50 activistas y organizadores de campañas que trabajan con Machado o González han sido detenidos en los últimos meses, según la organización sin ánimo de lucro Acceso a la Justicia, de Caracas, que hace un seguimiento de los abusos del sistema judicial venezolano.

Entre ellos se encuentra Luis López, un profesor jubilado y periodista de 64 años que fue detenido por la policía el mes pasado en una plaza pública mientras enseñaba a los posibles votantes cómo votar, según sus familiares.

Su familia pudo visitarlo el miércoles por primera vez, dijo su hermana Betty López, pero aún no tienen claro de qué se le acusa. El cargo que se le imputa es “incitación al odio”, una acusación que, según los grupos de derechos humanos, se utiliza para reprimir la disidencia y se castiga con 20 años de prisión.

“Es indignante. Mi hermano no ha hecho nada malo. Sólo está informando a la gente”, dijo López, que se esfuerza por atender a su madre de 98 años sin la ayuda de su hermano.

Dijo que esperaba un cambio en las elecciones, pero la detención la ha hecho dudar.

“Estoy poniendo mi confianza y mi fe en Dios”, dijo. “Él es el único que puede arreglar este lío ahora”.



* Artículo original: “An Unknown Retiree Is Challenging Venezuela’s Strongman and Leading Big in Polls“. Traducción: ‘Hypermedia Magazine’.





una-bomba-tiktok

Una bomba TikTok

Por Peter Schweizer

TikTok es una supermáquina digital de dopamina.



Print Friendly, PDF & Email
Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.